Boletín

Valle de Roncal

El Gobierno activa medidas para alejar a "Claverina" tras un nuevo ataque

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 09:19

El Gobierno de Navarra está montando un operativo para poner en marcha una serie de medidas con el fin alejar a la osa "Claverina" de las zonas de pastos de ganado del Valle de Roncal, después de que en la madrugada de este martes haya matado otra oveja en un nuevo ataque.

El plan se ha diseñado de acuerdo con el "Protocolo de intervención con osos en el Pirineo", elaborado por el grupo de trabajo del oso pardo en Pirineos y aprobado por la Comisión Estatal para el Patrimonio Natural y la Biodiversidad, y para ello se reforzará el equipo de Guarderío de Medio Ambiente que actúa en la zona afectada.

Esta madrugada se ha registrado el cuarto ataque en una semana contra el ganado ovino y el tercero en territorio navarro después de finalizar el periodo de hibernación.

Según los datos ofrecidos por el Gobierno, este último ataque ha tenido lugar en Uztárroz y en él ha resultado muerta una oveja propiedad de un pastor que ya había sufrido la agresión de esta osa durante el último otoño.

Con este son ya siete los ataques en territorio de Roncal, cuatro de ellos en noviembre antes del periodo de letargo, y otros tres en la última semana, con un total de ocho ovejas muertas, por lo que se ha decidido activar el protocolo que permite realizar intervenciones disuasorias con el fin de cambiar los hábitos de la osa.

El objetivo del Gobierno es compatibilizar la presencia del animal con la actividad ganadera y la calidad de vida de los ganaderos en los valles pirenaicos puesto mantener el servicio ambiental que da la ganadería extensiva y la conservación de esta actividad en la zona para asegurar la biodiversidad.

"Sorita" y "Claverina", las osas liberadas por el Gobierno de Francia en octubre de 2018, van equipadas con un collar con receptor de satélite que permite conocer su localización pero siempre a posteriori ya que la información no llega en tiempo real sino que lo hace unas horas después.

Una vez recibida la dirección general de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio la hace llegar a ganaderos y autoridades de los valles pirenaicos en el momento en que se certifica que la osa está en Navarra.

Además, en las últimas semanas se han colocado 18 geolocalizadores en los rebaños que pastan en el Pirineo y está previsto instalar un total de 34, lo que va a permitir detectar movimientos extraños de las ovejas que indiquen que algo las ha alterado.

Otra medida consiste en la contratación de personal de apoyo para las explotaciones que así lo soliciten y para ello se ha definido el perfil de estos profesionales y, en colaboración con las escuelas de pastores de Cataluña y País Vasco, se ha lanzado una oferta para localizar a personas interesadas.

En esta misma línea de trabajo, el departamento continúa con el programa de mastines gracias al cual cinco explotaciones cuentan ya con estos perros como medida de protección ante la fauna salvaje.

El Gobierno recuerda por último que ante la sospecha de un ataque de oso los ganaderos afectadas se deben poner en contacto con el teléfono 699 30 76 98 de Guarderío de Medio Ambiente.

Pamplona, 7 may (Agencia EFE)

Lo más