Un zorro muerto, restos de una gallina de corral y el cadáver de un mirlo en el barrio logroñés de El Cortijo

Un detenido en La Rioja por envenenar animales. Cebos envenados en El Cortijo y pesticidas en parcelas agrícolas de Cenicero y Murillo de Río Leza 

Vídeo

Rocío Ruiz

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 16:55

El Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil, dentro de la operación AntitoX, desarrollada en 2019, detuvo a un hombre como presunto autor de un delito contra la flora y la fauna en el barrio logroñés de El Cortjo, donde se hallaron un zorro muerto, los restos de una gallina de corral y el cadáver de un mirlo.

También se localizaron en El Cortijo unos envases con una sustancia denominada aldicarb (prohibida en toda la Unión Europea desde 2007 por su alta toxicidad); así como rodenticidas en parcelas agrícolas de Cenicero y Murillo de Río Leza.

En el ámbito nacional, el Seprona, en colaboración con el Ministerio para la Transición Ecológica, ha abierto una investigación a 28 personas por el uso de cepos ilegales y cebos envenenados en animales y ha localizado a cerca de 120 ejemplares muertos, entre ellos un lince ibérico y un águila imperial.

Son algunos de los resultados de la octava Operación Antitox desarrollada durante el pasado año y que este miércoles han presentado los responsables del Seprona y del servicio cinológico de la Guardia Civil junto con el subdirector general de biodiversidad del ministerio, Miguel Aymerich.

Durante 2019 la Guardia Civil ha inspeccionado 289 fincas cinegéticas, establecimientos fitosanitarios y explotaciones ganaderas de 25 provincias, actuaciones que han dado como resultado la apertura de 175 infracciones administrativas y 37 penales, con 28 personas investigadas por el uso ilegal de veneno y otros medios no selectivos de caza en el medio natural.

Los agentes han incautado 47 cebos envenenados y 66 kilos de productos tóxicos, en tanto que han localizado 1.628 métodos de caza prohibidos y 119 animales envenenados, entre ellos un lince ibérico, un águila imperial, varios milanos reales, zorros y una docena de buitres leonados.

El capitán del Seprona Esteban de Diego ha destacado que estas actuaciones ilegales son muy difíciles de investigar pues se cometen en el medio natural. "Lo normal es que no haya testigos y que las personas que ejecutan estas acciones conozcan el terreno y las planifiquen".

De Diego ha subrayado que el uso de los medios no selectivos de caza como lazos, jaulas, balletas o ligas se han disparado y preocupa la tendencia del empleo de veneno en el entorno urbano con animales domésticos, en tanto que los cebos envenenados en el medio natural se mantienen con respecto a las operaciones anteriores.

"Los resultados de las operaciones Antitox son mejores y es una satisfacción, pero demuestran que hay trabajo por delante para combatir el uso ilegal de venenos, lazos o cepos", ha reiterado el capitán del Seprona.

Entre las actuaciones de 2019 destacan un servicio en Toledo, donde en los alrededores de una finca ganadera se localizaron cadáveres de águila imperial, milanos reales y zorros.

En Ciudad Real, los agentes descubrieron a 12 buitres leonados muertos intoxicados y, en otra zona, los cadáveres de cinco buitres negros.

No obstante, fue en la región de Murcia donde el Seprona tuvo una actuación más contundente con la detención de cinco personas por el uso de veneno.

Pese a que en ocasiones las multas pueden ser elevadas, el responsable del Seprona ha dejado claro que no son suficientes para reponer el enorme daño al medio ambiente de la muerte de ejemplares como pueden ser águilas reales o linces ibéricos.

En directo

Poniendo las Calles

Con "El Pulpo"

Escuchar