COPE

Sotés bien merece un desvío en el Camino de Santiago

El Camino de Santiago a su paso por La Rioja nos invita a desviarnos de la ruta para deternos en Sotés

Audio

Carlos Cuartero

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 13:04

Como todo buen peregrino, el amanecer vuelve a iluminar nuestros primeros pasos, un día más, en una nueva etapa del Camino de Santiago. Dejamos atrás Navarrete donde, por cierto, mañana volarán su incensario en la iglesia de la Asunción para un reportaje especial que emitirá 13 Televisión. No es el botafumeiro de la catedral compostelana, pero sí que nos permite hacernos una idea bastante aproximada de cómo se rinde homenaje al peregrino al final del Camino, coincidiendo con la festividad del Apóstol.

Desde aquí, el trayecto discurre entre viñedos para enfilarnos a una localidad con gran tradición santiaguera, que a buen seguro nos ofrecerá su hospitalidad y servicios. Hablamos de Sotés, ya que si bien el camino original no pasa por allí, sí se admite esta variante bien señalizada pudiendo ser una muy buena opción para el peregrino.

Sotés bien merece un desvío en el Camino de Santiago



Así que, una vez decidido si seguir por el Camino junto a la autovía A-12 o seguir hacia esta localidad, coronamos el Alto de San Antón, una corta e incómoda subida que nos recompensa con unas maravillosas vistas de las Sierras de la Demanda y Cantabria, que alternan sus escarpados montes con el frescor de los valles del Ebro y el Najerilla.

El Camino francés inicia entonces un suave y prolongado descenso que pasa por algún guardaviñas, típica construcción de La Rioja que utilizaban como refugio los viticultores de la tierra para protegerse de las inclemencias del tiempo.

Decididos a hacer una pausa con pan y vino en la localidad de Sotés, nos detenemos ante su Iglesia parroquial de San Martín, (s. XVII), en la que destaca en su portada una estatua de piedra del santo y a un mirador desde el que se tiene una hermosa panorámica de la ribera del Ebro.

Sus calles están jalonadas de casonas hidalgas con escudos, que nos hacen pensar en un pasado preñado de historia. De hecho, el terreno que ocupa actualmente Sotés ha sido habitado por varias culturas a lo largo de los siglos. Se han encontrado numerosos vestigios de origen predominantemente romano, si bien el más importante es "Peña Lacita", un poblado de finales de la Edad de Bronce y primera Edad de Hierro.

No obstante, es a partir del siglo XVIII, cuando podemos empezar a hablar de los "siglos de oro" de la historia sotesina: la creación de hospitales para peregrinos jacobeos; la concesión, en 1747 por parte del Rey Fernando VI, del título de "Villa" y su consiguiente independización de Navarrete, o el nacimiento de Domingo Dulce y Garay, en 1808, que son fechas que marcan sin duda el devenir de este pequeño y hospitalario pueblo riojano.

En 1790 Sotés fue uno de los municipios fundadores de la Real Sociedad Económica de La Rioja, una de las sociedades de amigos del país creadas entonces conforme a los ideales de la ilustración.

Sotés, ubicado en plena encrucijada, siempre ha permanecido atento a los cambios históricos. Y actualmente, en los comienzos del siglo XXI, se presenta como un pueblo acogedor y en constante transformación. Allí destacan el Palacete del Marqués de Castelflorite y Conde de Garay, rehabilitado y transformado en bodega y albergue de peregrinos. También un Palacete del siglo XVI, actualmente rehabilitado y usado como casa rural. También el campo de prácticas cinegéticas "El Espinal" o la Fuente "El Colegial", área recreativa situada junto al barranco de las Alías. Un paraje que nos permite hacer un nuevo alto en el Camino para nuestra pausa con pan y vino, antes de pensar en dirigir nuestros pasos hacia Ventosa, que será nuestra próxima etapa el 20 de julio.

  • Left6:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo 2

Directo El lado bueno de las cosas (redifusión)

El lado bueno de las cosas (redifusión)

Con Pedro del Castillo

Ver TRECE