COPE

Se publica el informe anual sobre el uso de playas en las Reserva de Biosfera de Menorca durante el año 2020

El informe indica que durante el año 2020 ha habido un descenso del 29% en el número máximo de usuarios

Se publica el informe anual sobre el uso de playas en las Reserva de Biosfera de Menorca durante el año 2020

Cope Menorca

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 12:23

La Agencia Menorca Reserva de Biosfera, con el asesoramiento del OBSAM, realiza anualmente un control del uso público de las playas de Menorca durante la temporada estival. Este control se ha llevado a cabo mediante la obtención diaria del número de usuarios en las playas y del número de embarcaciones. Los recuentos se han realizado en las 54 playas más importantes desde mediados del mes de julio de 2020 hasta finales de septiembre. Con esta actuación se dispone del número de usuarios y de embarcaciones cada 15 días para cada una de estas playas.

Como era de esperar debido al confinamiento y de la reducción de la movilidad por la Covidien-19, el número de usuarios a las playas de Menorca ha disminuido durante el 2020 con respecto a años anteriores. Si descartamos el año 2018, en que hubo problemas metodológicos, ha sido el año con menor número máximo de usuarios.

La suma del número máximo de usuarios a las 54 playas controladas durante el año 2020 ha sido de 19.901 usuarios, un 29% menos que los datos obtenidos el año 2019. Aunque las variaciones mensuales en el número máximo de usuarios ha tenido una tendencia similar a los años anteriores, con valores máximos en agosto, intermedios en julio y menores en septiembre, se ha obtenido una diferencia máxima entre el año 2019 y 2020 en la segunda quincena de septiembre (descenso del 52%) y menor en la segunda quincena de agosto (descenso del 19%). Si se tienen en cuenta únicamente 21 playas (playas con un seguimiento continuo desde el año 2001) también se obtiene un descenso similar del 27%.

También se han detectado diferencias anuales según el tipo de playa. Las playas de tipo A son las que han reducido más el número de usuarios respecto del año 2019, un 38% de media, sobre todo a finales de septiembre, en que se obtuvo una disminución del 67%. Las playas de tipo B han tenido una disminución media del 16%, sobre todo en la primera quincena de julio con una disminución del 43% en relación al año 2019, aunque durante la segunda quincena de agosto se ha obtenido un incremento del 4% respecto del año 2019. las playas de tipo C son las que han disminuido menos en relación con el año 2019, un 10%, variando desde la segunda quincena de septiembre, en que disminuyeron un 39%, pero únicamente un 2% en la segunda quincena de agosto. Los datos obtenidos de las 21 playas seguidas anualmente han sido similares (playas A descenso del 45%, playas B descenso del 14%, y playas C descenso del 4%).

Tal como era de esperar, al disminuir el número de usuarios la superficie disponible por usuario se ha visto incrementada respecto a los dos años anteriores, y el valor medio en las 54 playas ha pasado de 13,3 m² / usuario en 2019 en 23,5 m² / usuario el año 2020. Este incremento de superficie disponible se ha observado en los tres tipos de playas.

La capacidad de carga media (N = 54 playas) ha disminuido este año 2020, alcanzando un valor del 83%, menor que el 102% obtenido el año 2019. Se ha podido observar que el valor medio no ha sobrepasado el 100% en ningún mes de los años 2019 y 2020. al obtener este valor entre los diferentes tipos de playas, se obtiene que las de tipo B son las que más sobrepasan el 100%, y que la han sobrepasado tanto en el año 2019 (132 %) como en 2020 (11%). Si obtenemos los promedios únicamente con las 21 playas que disponen de una serie de datos más larga, se puede ver que desde el año 2010 se han obtenido valores superiores al 100%.

Los datos disponibles muestran que aunque los valores medios se muestran por debajo de la capacidad máxima de las playas, hay una serie de playas que están sobresaturadas habitualmente y que esto ocurre casi todos los años. La modificación de la superficie considerada idónea por usuario (de 15 m² / usuario a 10 m² / usuario en las playas de tipo B y C) ha supuesto una variación importante en el número de playas que han tenido sobresaturación. Este hecho y la disminución de visitantes durante el 2020 para efectos de Covidien-19 ha tenido como resultado que haya menos playas con sobresaturación. Aun así, el año 2020 ha habido 16 playas sobresaturadas (3 playas tipo A, 9 playas tipo B y 4 playas tipo C).

Los datos de uso público y de movilidad en las playas de la reserva de Biosfera obtenidas en los últimos años aportan suficiente y adecuada información para poder realizar una buena gestión de las playas, lo que con toda seguridad redundará en una mejor conservación de los hábitats y una mejor valoración de las playas por parte de sus usuarios. Las encuestas de percepción de los usuarios llevadas a cabo en los últimos años nos han mostrado una preocupante percepción de que cada vez hay más playas con sobresaturación.

Para el futuro es importante establecer como objetivos disminuir la sobresaturación en algunas playas y aumentar el uso de las playas menos visitadas. Durante los últimos años se han llevado a cabo diferentes medidas de gestión, algunas con resultado positivo y otros de negativo.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo