Lluís Camps denuncia el descontrol en las políticas de viviendas protegidas

El diputado denuncia una gestión negligente e incapaz por parte de IBAVI que acumula ya una morosidad de 7 millones

Lluís Camps denuncia el descontrol en las políticas de viviendas protegidas

Cope Menorca

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 12:27

El diputado menorquín Lluís Camps ha denunciado ante el Parlamento balear la que cree que es una caótica gestión por parte del IBAVI. Este organismo, encargado de la promoción y administración de las viviendas de protección en territorio balear ha perdido las riendas y está cayendo en un descontrol que apenas consiguen tapar las promesas de nuevos pisos.

Hasta llegar a estas conclusiones Lluís Camps aporta el dato según el cual el IBAVI acumula ya 7 millones de euros en morosidad de los inquilinos que acoge el parque público de viviendas. Pero no sólo esta cifra es grave, sino que en lo que conoce el diputado empiezan a darse casos de mafias de subarriendos y okupaciones ilegales en la Comunidad Autónoma, circunstancia por la que el Govern ya ha dicho que tendrá que recurrir a la ayuda de las fuerzas de seguridad.

El Grupo Popular en el Parlament balear tiene solicitada información y cifras concretas para tomar la exacta medida a una gestión que falla por diferentes flancos.De acuerdo con los datos que aporta el diputado, los errores son de múltiple naturaleza:

- alta alarmante de mantenimiento en los pisos protegidos

- abusos sistemáticos en el uso de los espacios comunes

- casos de “piratería energética” en algunas comunidades

- negligencia en la gestión de cobros y hasta en las liquidaciones con inquilinos que

dejaron de serlo hace años y no han podido recuperar sus avales económicos

Este panorama genérico que traza el diputado menorquín contrasta con la opacidad de los datos oficiales y con la disparidad de cifras que anuncian nuevas promociones (1.800 nuevos pisos para la legislatura, según el conseller de Vivienda, Marc Pons, en como consta en el Diario de Sesiones de 14 de noviembre) o elevar las cifras actuales con 6.000 nuevas unidades residenciales, según ha publicado Podemos, de acuerdo a las manifestaciones hechas por el vicepresidente, Juan Pablo Yllanes.

En la actualidad, de acuerdo con datos servidos por el propio Marc Pons, el parque de viviendas protegidas es de1.800 unidades. Tampoco hay, como denuncia Lluís Camps, claridad sobre el número real de demandantes, dada la posibilidad de que concurran a diferentes procesos de adjudicación. En contraste con toda esta confusión, Camps opone evidencias que avalarían sus impresiones sobre el descontrol reinante.

El diputado aporta el dato de locales comerciales inutilizados en una de las promociones que se ejecutó en Menorca hace ya 15 años. Cinco locales, en los bajos de la promoción de Borja Moll están inacabados y tapiados. No se trata solo del perjuicio estético sino de la ineficacia de una gestión que no ha sabido procurar acabados y obtener rendimiento de esos espacios.

Camps, sugiere, sin ir más lejos, que estas propiedades de planta baja, podrían dar solución a personas con movilidad reducida si se adaptaran a estos usos. En Menorca, indica, son 21 los casos de demandantes que se encuentran en estas circunstancias.

Desde el mes de junio de 2018 está en vigor la Llei balear de l’Habitatge que regula, entre otros aspectos, la creación de un registro de grandes propietarios (entre los que se consideran aquellos que tienen más de diez pisos). Camps considera igualmente un desatino que el Govern balear que tan negligente gestión demuestra en una materia de su competencia como son las VPO pretenda ahora ponerse a regular un mercado de alquiler con propiedades particulares.

Lo más