COPE

ENTREVISTA

El virus seguirá matando

Es imprescindible que los procesos de investigación, elaboración y distribución de las vacunas sean transparentes y que el precio de la vacuna sea accesible para todos los países

Médicos del Mundo y medicusmundi plantean #laotravacuna contra la injusticia sanitaria: el aumento de fondos para la cooperación internacional en salud y en emergencias sanitarias

Audio

Presenta Cristina de Ahumada. Técnico Luis Forteza.

Tiempo de lectura: 4'Actualizado 14:15

La COVID-19 se ha expandido por todo el planeta y ha colapsado el funcionamiento de los sistemas de salud sin distinciones entre países de renta alta o baja. Además, ha afectado al resto de problemas sanitarios, interrumpiendo los programas de lucha contra enfermedades como la malaria, VIH/sida y tuberculosis en más de 70 países, lo que supondrá un incremento de la mortalidad por estas causas en los próximos años. Pero no solo eso: debido al colapso sanitario causado por el nuevo virus, se estima que en los países de ingresos bajos y medios la mortalidad infantil y materna puede aumentar en torno a un 40%.

Los efectos de esta pandemia vuelven a mostrar la desigualdad en salud: se estima que la quinta parte más pobre de la población tiene un 32% más de posibilidades de morir por esta pandemia que la más rica. Estas son algunas de las principales conclusiones del informe “La salud en la cooperación al desarrollo y la acción humanitaria 2020”, hecho público hoy por las ONG Médicos del Mundo y medicusmundi en una presentación online celebrada en la Comisión de Asuntos Sociales y Derechos Humanos del Parlament balear.

En un contexto marcado por la vacunación contra el coronavirus, las dos organizaciones plantean #laotravacuna contra la injusticia sanitaria: el aumento de fondos para la cooperación internacional en salud y en emergencias sanitarias. La COVID-19 ha puesto de manifiesto la importancia de la cooperación sanitaria internacional y la necesidad de conseguir el 0,7% e incrementar la ayuda al desarrollo destinada a salud.

En Baleares

En 2019, las instituciones públicas de las Islas Baleares en su conjunto destinaron a Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD) 2,5 millones de euros menos que en 2018, y en función del análisis tradicional que se viene haciendo de las cifras de AOD desembolsadas, 2019 sitúa al Gobierno balear en el 8º puesto entre las 17 CC. AA., descendiendo un puesto con respecto a 2018.

Un dato positivo es que este Ejecutivo autonómico incrementó de manera muy relevante su aportación en cooperación destinada al sector salud, pasando de desembolsar 276.847 euros en 2018 a un total de 824.607 euros en 2019, lo que supone casi un 300% de incremento. Esta cantidad supone que el 14,91% del monto total que el Gobierno destinó a cooperación fue al

sector salud, creciendo en más de 10 puntos el peso que tuvo la cooperación sanitaria en la AOD de 2019. Este porcentaje supera el 11,4% de porcentaje medio de la cooperación descentralizada, y el 12,9% que de media destina el conjunto de los países del Comité de Ayuda al Desarrollo (CAD), lo que indica que el sector de la salud es un sector prioritario en la cooperación del gobierno balear en 2019.

Si se traslada el análisis del desembolso a lo consignado en salud, se observa que el Gobierno balear se sitúa también en el 8º puesto y mejora cuatro posiciones respecto a 2018.

En función del gasto en AOD por habitante, el Gobierno de las Islas Baleares destinó a AOD 4,61 euros por habitante en 2019, lo que sitúa a esta autonomía en la posición 7ª entre las 17 CC. AA. Esta cifra es prácticamente idéntica a la media del conjunto de las CC. AA. que es de 4,62 euros por habitante.

La acción humanitaria de las Islas Baleares

La Comunidad Autónoma de las Islas Baleares destinó en 2019, en su conjunto, un total de 446.632 euros a Acción Humanitaria, resultado de las aportaciones realizadas tanto por el Gobierno de las Islas Baleares como por el Ayuntamiento de Palma, situándola en una posición intermedia respecto al resto de CC. AA.

Baleares ocuparía con dicha cifra la octava posición en volumen del importe destinado por el conjunto de las comunidades. Lideran dicha tabla Andalucía (con 5.885.286 euros), País Vasco (con 2.878.777 euros) y Comunidad Valenciana (con 2.581.650 euros). En cuanto al gasto en AH por habitante, Baleares destinaría 0,36 euros, parámetro encabezado por País Vasco (con 1,31 euros), Asturias (1,18) Extremadura (0,85 euros) y Andalucía (0,69 euros).

  • Left6:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

La llegada de la pandemia de la COVID-19 en 2020 ha puesto de manifiesto la importancia de responder de forma rápida y efectiva a las emergencias humanitarias. Esto es especialmente importante en contextos humanitarios complejos. La ayuda adicional que aporten entidades comprometidas con la Acción Humanitaria, como debiera ser el caso de la cooperación balear, va a ser determinante para la salida de una crisis sanitaria que se superpone a otras crisis humanitarias a las que se enfrentan muchos países.

Combatir la COVID, pero no solo

La respuesta a la pandemia de la COVID-19 no debe hacerse a costa de desatender a millones de personas afectadas por crisis humanitarias, sino que debe acometerse con fondos adicionales. Hasta finales de octubre, el Plan Global de Respuesta Humanitaria COVID-19 lanzado por Naciones Unidas sólo había recibido 3.740 millones de dólares de los 9.490 millones solicitados, apenas el 39%. Es fundamental que la comunidad internacional asigne fondos adicionales para cubrir el total de este plan. La financiación del Plan Global no puede hacerse a expensas de los fondos ya previstos para otras crisis humanitarias.

Vacunas para detener el coronavirus

Es imprescindible que los procesos de investigación, elaboración y distribución de las vacunas sean transparentes y que el precio de la vacuna sea accesible para todas aquellas personas que los necesiten. En un mundo interconectado, si las personas de países con ingresos bajos o medios se ven excluidas de la vacunación, el virus continuará matando y la recuperación a nivel global se retrasará. Ahora que ya han comenzado las compras masivas de dosis preventivas -con los países con economías potentes comprando varias dosis por habitante y los

empobrecidos sin apenas capacidad de dar cobertura a la mayoría de su población-, este riesgo se hace más evidente.

¿Salud solo para unos pocos? El lejano objetivo de la cobertura sanitaria universal

Sólo entre un tercio y la mitad de la población mundial ha tenido cubiertos los servicios esenciales de salud, y el gasto directo en atención médica ha aumentado en el mundo. De continuar la situación como hasta ahora, la OMS estima que 5.000 millones de personas no tendrán acceso a atención sanitaria en 2030, lo que convierte a la cobertura sanitaria universal en el mayor desafío sanitario. La inequidad sigue cebándose en las sociedades y personas más empobrecidas y vulnerables: el 12,7 de la población mundial gastó más del 10% de su presupuesto familiar en atención médica. La mayor proporción de mortalidad infantil y de muertes por enfermedades infecciosas se sigue situando en África Subsahariana, que junto a Asia Meridional tiene las peores tasas de mortalidad materna, en su mayoría por causas evitables.

Médicos del Mundo y medicusmundi están convencidas de que para mejorar la vida de las personas hay que apostar por los sistemas públicos de salud y dotar a la atención primaria de una inversión adicional de 200.000 millones de dólares en los países de ingresos bajos y medianos si queremos salvar 60 millones de vidas de aquí al 2030.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo Herrera en COPE

Herrera en COPE

Con Carlos Herrera

Escuchar