Toñi, afectada por la torrentada de Sant Llorenç: ''Esas imágenes no desaparecen de nuestras cabezas”

Mallorca recuerda hoy lo que ocurría hace justo un año: 13 muertos y cientos de hogares destrozados tras la mayor torrentada de la historia en la isla

Audio

Marta Martinez /Cristina LlamasPalma

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 10:01

“Qué hubiera pasado si...”, desde ese día todos los habitantes de Sant Llorenç se hacen esta pregunta. “Aquella mañana hacía sol e hice vida normal”, explica una de las vecinas del pueblo. Todos los residentes del levante de Mallorca recuerdan lo que estaban haciendo justo hace un año cuando una parte de sus vidas se fue con aquella trágica torrentada.

Pero fue justo después de esa terrorífica noche cuando empezó el trabajo duro. Muchas de las casas y negocios del pueblo quedaron destrozados. Desde entonces, los vecinos intentan recuperar la normalidad. “El ayuntamiento nos ha ayudado, pero muy poco, no nos basta ni para la cocina”, explica Kika, una de las afectadas por la riada. “Se hace lo que se puede”, asegura.

“No estamos recuperados del todo, tuve que llevar a mi hijo al psicólogo y todavía están las emociones a flor de piel cuando recordamos aquella noche”, dice Kika. “A mi hijo le veía mal, aunque él me decía que estaba bien e intentaba evitar hablar de la tragedia”. A Toñi, otra de las vecinas, le ocurre lo mismo. “Cuando hace calor parece que está todo bien”, explica, “pero cuando cae una gota de agua vuelve el miedo”.

Toñi estaba en casa con una de sus hijas cuando empezó a llover. Su otra hija, la mayor, estaba en Manacor trabajando: “solo pensaba en ella”, recuerda. “El agua subía y subía y Ada y yo terminamos en el patio sujetándonos a una barandilla encima de la lavadora. El ruido del agua era atronador. Parecían las cataratas del Niágara. Parecía una película. Esas imágenes y sonidos no desaparecen de nuestras cabezas”. Pensaban que iban a morir.

UN AÑO DESPUÉS INTENTAN REHACER SUS VIDAS

Los habitantes de Sant Llorenç, un año más tarde, continúan intentando rehacer sus vidas. “Desde ese día nos quedamos sin bragas ni sujetadores”, dice Toñi. “El ayuntamiento me dio 5.000 euros y de las subvenciones me llevé 3.000, menos mal que yo tenía seguro privado, sino no me hubieran bastado para nada las ayudas del consistorio”. Kika coincide con esta opinión: “el dinero que nos han dado no basta, nos quedamos sin nada”.

Toñi y Kika, al igual que muchos vecinos del pueblo continúan con los sentimientos a flor de piel. Hablan de escalofríos, ganas de llorar y muchos recuerdos. Eso sí, “siempre dando gracias de que estamos vivas después de una tragedia tan grande”. Pese a los miedos que perduran y los daños psicológicos, estas vecinas continúan con sus vidas de la forma más positiva posible. Hoy hace un año y siempre recodarán esta fecha, aunque ahora solo esperan que lleguen las ayudas y pueda volver todo a la normalidad.

EL ESTADO TODAVÍA NO HA PAGADO

Esa tarde del 9 de octubre de 2018, el caudal del torrente pasó de 70 metros cúbicos por segundo hasta los 513 m3/s en apenas 15 minutos, y el agua alcanzó una velocidad de 50 km/h. La tormenta también dejó importantes daños materiales, que se estimaron en 91 millones de euros.

En ayudas a particulares, empresas y ayuntamientos el gobierno autonómico ha pagado casi 14 millones, la mayor parte para ayudas de vivienda. A actuaciones de reparación de daños e infraestructuras públicas se han destinado 24 millones.El Gobierno Central se comprometió a cubrir hasta el 50 por ciento de los proyectos de reparación de infraestructuras municipales y de las carreteras pero las cantidades todavía no han llegado.

Actualmente, muchos vecinos siguen esperando sus ayudas y en las casas siguen apareciendo humedades.

También espera mejoras técnicas para la predicción la Agencia Estatal de Meteorología de Baleares y es que  a pesar de que Madrid apuntó como necesarias y urgentes la instalación de estaciones automáticas para mejorar la predicción meteorológica  la falta de presupuestos generales del estado han impedido su adquisición.

ESTA TARDE  EN SANT LLORENÇ MEMORIAL POR LAS VÍCTIMAS

Esta tarde se ha organizado un acto en recuerdo de las víctimas de la torrentada en la plaza del Ayuntamiento de Sant Llorenç después el obispo de Mallorca, Sebastià Taltavull, oficiará una misa en la iglesia del municipio. También está previsto que el Presidente del Partido Popular, Pablo Casado, se desplace hasta el lugar para asistir a estos actos

El  Govern ha editado un vídeo conmemorativo para recordar la catástrofe y  reconocer la labor de los voluntarios  y los cuerpoes de seguridad y emergencia que se unieron para ayudar a la población afectada.

Lo más