Boletín

Pionera en España

El Parlament ha aprobado la Ley de Cambio Climático que prohíbe el diésel desde el 2025 y la gasolina en 2035

El conseller de movilidad, Marc Pons, ha defendido la norma. El presidente del PP balear, Biel Company, dice que si gobierna derogará algunos puntos.

El Parlament ha aprobado la Ley de Cambio Climático que prohíbe el diésel desde el 2025 y la gasolina en 2035

Julene Valdés

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 19:26

El pleno del Parlament ha aprobado hoy la Ley de Cambio Climático y Transición Energética que, entre otras medidas, prohibirá el acceso de vehículos diésel a Baleares desde 2025 y prevé el cierre de las centrales energéticas contaminantes en las Islas con el objetivo de desterrar los combustibles fósiles y alcanzar un 100% de energías renovables en la Comunidad para 2050.

El conseller de movilidad, Marc Pons, ha defendido la norma. Se siente orgulloso de aprobar esta ley pionera en España y recuerda que sigue la trayectoria de otros países europeos porque es importante reducir ese 35% de emisiones de dióxido de carbono procedentes del tráfico.

Algunos partidos de la oposición acogen la norma con cautela. El presidente del PP balear, Biel Company, reconoce que hay “aspectos positivos en la ley” pero asegura que si gobierna derogará algunos puntos como el calendario de prohibición de los coches.

Esta ley no gusta nada a algunos sectores y lo han hecho saber desde hace meses. El presidente de la asociación que agrupa a los concesionarios de coches, Andrés Vidal, dice que el Ejecutivo balear demoniza a los vehículos pero no se preocupa por otras industrias que contaminan más. Cree que deberían centrarse en buscar la fórmula de acabar con un parque móvil antiguo que tienen una media de 12 años.

El del taxi es otro de los colectivos preocupados por la entrada en vigor de la ley. Y es que la mayoría utiliza coches a gasoil. El presidente de los Autónomos del Taxi, Biel Moragues, dice que el mayor problema es la poca autonomía de los coches eléctricos para su trabajo. Otro escollo es el precio y afirma que no los comprarán ni aunque las administraciones o Endesa les dé una inyección de dinero. El vehículo más barato les obliga a desembolsar cien mil euros.

Mientras, los sectores ecologistas aplauden la iniciativa del Govern porque lucha contra el cambio climático. La portavoz del GOB, Margalida Ramis, dice que en algunos aspectos llega tarde.

Lo más