10 de septiembre

Da Palabra al dolor es el lema de este año en el Día Mundial para la Prevención del suicidio

Hablar del suicidio afrontando el tabú del silencio y trabajar a fondo en la prevención puede reducir considerablemente esta conducta de riesgo

Da Palabra al dolor es el lema de este año en el Día Mundial para la Prevención del suicidio

Mamen Municio

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 15:14

El próximo 10 de septiembre se conmemora el Día Mundial para la prevención del suicidio, por tal motivo, un año más, desde el Teléfono de la Esperanza buscan sensibilizar a la población sobre esta realidad. El objetivo visibilizar y hacerle frente: hay personas que han perdido las ganas de vivir y desean morir.

Desde este perspectiva, el ofrecimiento de recursos de ayuda es un factor clave y constituye el objeto social del Teléfono de la Esperanza (971 461 112 en Baleares). Acompañan a través del teléfono, pero también realizan intervención social en la sede, además de actuaciones y talleres terapéuticos y de desarrollo social. Mariano Gastalver presidente del Teléfono de la Esperanza apunta a que “a través de acciones concretas hay que sensibilizar la realidad del sufrimiento psicológico y a través de ello prevenir, en este caso, el suicidio"

El suicidio es un fenómeno actual muy preocupante pues continúa siendo la primera causa de muerte externa, superando la provocada por accidentes de tráfico.

Y es que según las estadísticas, una persona se quita la vida en el mundo cada 40 segundos, unos datos que apunta la psiquiatra y voluntaria Alicia González, en realidad son sólo la punta del iceberg.

De hecho, con las llamadas de atención se logra que cada vez llame más gente, un 60% más que en 2017 hasta las casi 700 llamadas en lo que llevamos de año y que los hombres, con mayor dificultad para expresarse, pero los que más se suicidan según las estadísticas, tiren de teléfono. En cuanto a la edad de quienes llaman se constata que el mayor número está entre los 36 y 55 años.

González remarca que nunca hay un factor causante del suicidio, cuando alguien toma esa decisión, es una decisión muy compleja y multifactorial. Evidentemente hay estresores sociales y culturales que van cambiando el sufrimiento acompañando a los movimientos de la sociedad, pero es peligroso asociar que un determinado evento puede ser la causa única de una conducta suicida”

La psiquiatra y voluntaria Alicia Gonzalez reconoce que en los momentos de cambio somos más susceptibles de no encontrar una solución, pero remarca que la hay. Sólo en Baleares, hay 40 voluntarios que trabajan para ello a través del Teléfono de la Esperanza (971 461 112).

Lo más