COPE

Multa de 3.000 euros por ir al veterinario durante el estado de alarma

Expertos lamentan que durante el confinamiento hubo desconocimiento de las normas por parte de las fuerzas y cuerpos de seguridad y se produjeron sanciones desproporcionadas

Guardia Civil

RedacciónMallorca

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 19:34

Un padre y su hijo fueron multados durante el estado de alarma con 3.000 euros por ir al veterinario. La perra de la familia, Mika, una mezcla entre pastor alemán y belga, de 18 años, estaba enferma y necesitaba ir al veterinario. Por lo tanto, se desplazaron hacia el especialista. Tenía líquido alrededor del corazón debido a varios tumores. Al cabo de unos días, volvieron a ir a la clínica para que operaran a Mika.

Padre e hijo iban en el coche en diagonal, con la mascarilla puesta y, a la salida del Coll den Rebassa, un agente de la Guardia Civil les paró y les puso una multa. Llevaban los papeles de la operación, como justificante, pero el joven asegura que el Guardia Civil no los revisó y les multó. 1.500 euros a cada uno -750 si la pagan pronto-. Eso sí, a pesar de la multa, el agente les dejó continuar hacia la clínica.

La sanción es por ir dos personas en el mismo vehículo de manera injustificada, ya que los agentes consideraron que no eran necesarias dos personas para trasladar a la perra. Los afectados han recurrido esta sanción, ya que la perra era de grandes dimensiones y necesitaban ser dos para trasladarla, por si le pasaba algo. Ahora están a la espera, aunque esto ha provocado que la familia tenga que desembolsar una gran cantidad de dinero para resolver el asunto en los tribunales.

El delegado de Alternativa Sindical y abogado penalista Óscar Navarro lamenta que durante el estado de alarma había mucho desconocimiento de las normas por parte de los agentes de las fuerzas y cuerpos del estado, por lo que se interpusieron muchas sanciones de manera desproporcionada. Esta, por ejemplo, está fuera de lugar, dice Navarro.

Para la familia, además, será muy duro tener que abonar esta multa. El padre está en un ERTE y el hijo acaba de empezar a trabajar, por lo que no pueden permitirse pagar 3.000 euros. Cree Navarro que todavía tienen mucho que luchar ante los tribuinales, ya que con la documentación del veterinario y las características del animal, podrán demostrar que necesitaban ser dos. De todas maneras, el abogado lamenta que los agentes tienen una presunción de veracidad que les protege y, por tanto, dice, "comienzan la partida ganando uno a cero".

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

La Tarde

Pilar Cisneros y Fernando de Haro

Reproducir
Directo La Tarde

La Tarde

Pilar Cisneros y Fernando de Haro

Escuchar