• DIRECTO

    Tiempo de Juego

    Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

ENTREVISTA

Martirio y Chano Domínguez homenajean al cubano Bola de Nieve

Clausurarán el próximo sábado 7 de diciembre en el Auditorium de Palma la 12º edición del Jazz Voyeur Festival

Audio

Presenta Cristina de Ahumada. Técnico Joan Oliver.

Tiempo de lectura: 4'Actualizado 16:29

Hablamos con Martirio. Entrevista en La Mañana en COPE Más Mallorca, martes 3 de diciembre de 2019.

«Yo soy un hombre triste que siempre canta alegre.» Lo decía el pianista y compositor Ignacio Villa, Bola de Nieve, mito del siglo XX, y nos lo recuerdan, con la sabiduría que los caracteriza, Martirio y Chano Domínguez, un dúo que 20 años atrás nos sedujo con una serie de magníficas coplas de madrugá con arreglos de jazz y que ahora, después de un periodo de 15 años sin grabar material nuevo, vuelven a exprimir su química tan especial. La dama de Huelva y el pianista gaditano invocan a uno de los músicos más geniales que jamás ha dado la isla de Cuba (lo que ya es decir) con unas interpretaciones tiernas, descarnadas y apasionadas que hacen plena justicia al sensacional –y también vanguardista– intérprete de bolero filin. Un homenaje en el que el amor y la nostalgia se entrelazan con el humor y la teatralidad, y donde Andalucía y Cuba, una vez más, se reencuentran con resultados espectaculares. Bola de Nieve, Chano y Martirio: triunvirato insuperable.

Tras casi 15 años sin grabar nuevo material Martirio y el pianista gaditano Chano Domínguez se han juntado para recordar al gran pianista e intérprete cubano Ignacio Villa “Bola de Nieve”. Icono en los países de habla hispana y uno de los músicos más geniales que ha dado la Isla de Cuba. Bola era un talentoso pianista y extraordinario intérprete que cantaba a los asuntos del amor y del humor. Ternura, pasión, desencantos amorosos pero también mucho humor, es lo que encontraremos en este nuevo espectáculo. Esto es lo que quieren recrear Chano y Martirio, con el estilo inconfundible que caracteriza la música de ambos.

MARTIRIO

María Isabel Quiñones, conocida artísticamente como Martirio, comenzó su carrera como cantante profesional en 1981 en el grupo andaluz Jarcha. En 1984 se integró en el grupo Veneno, liderado por Kiko Veneno, y dos años después inició su carrera en solitario con el nombre artístico de Martirio, Tonadillera

Posmoderna, y el propósito de renovar el lenguaje de la copla española. Luciendo siempre en escena gafas oscuras y una peineta española, Martirio se convirtió en una de las intérpretes más originales del panorama musical español de la década de 1980.

El 1986 publicó su primer disco en solitario, Estoy mala, en el que fusionaba copla española con pop-rock. En el segundo disco, Cristalitos machacados, reinterpretaba la copla desde el jazz y el blues, y en el tercero, La bola de la vida del amor, mezclaba copla con nuevas músicas. En su cuarto disco, He visto color (1994), Martirio se presentaba como autora de las letras de todas las canciones, y en Coplas de madrugá (1996) interpretaba una selección de copla española acompañada de un trío de jazz.

Ha colaborado con músicos como Jerry González, Maria del Mar Bonet, Chavela Vargas, Compay Segundo, Alberto Cortez, Pedro Guerra, Miquel Gil, Chano Domínguez, Susana Rinaldi, Mayte Martín y Miguel Poveda, entre otros.

De su discografía destacan Mucho corazón (2000); Fundamental (2003); Acoplados (2004), con Chano Domínguez, que fue galardonado con el Premio de la Música en la categoría de Mejor Disco de Canción Española; Primavera en Nueva York (2006); Martirio. 25 años en directo (2009) y De un mundo raro. Cantes por Chavela con Raúl Rodríguez (2013).

En su faceta de actriz ha participado en las películas Belmonte (1995) de Juan Sebastián Bollaín; Más allá del jardín (1996) de Pedro Olea; e Iris (2004) de Rosa Vergés. Ha participado también en diversas obras de teatro y series de televisión.

En 1999 publicó un libro autobiográfico titulado La vuelta a Martirio en 40 trajes (Planeta).

CHANO DOMÍNGUEZ

Nacido en Cádiz, Chano Domínguez es uno de los músicos de jazz más famosos reclutado para el flamenco. Comenzó a tocar de oído a los 8 años, cuando su padre, un aficionado al flamenco, le regaló una guitarra española. A los 12 años entró en el coro de su parroquia, donde tocaba a escondidas el órgano y, poco después, descubrió el piano, instrumento del que se enamoró y empezó a tocar en grupos de música folclórica y comercial. A los 18 años formó su primer grupo, Cai, una formación de rock con la que grabó tres discos hasta que se disolvió en 1981, momento en el que Chano Domínguez empezó su acercamiento al jazz.

En 1992 formó su propio trío con Javier Colina (contrabajo) y Guillermo McGill (batería), con los que grabó Chano, un disco que fusiona flamenco y jazz.

Chano Domínguez ha conseguido una insólita integración entre los ritmos y el lenguaje del jazz y el del flamenco. Toca tangos, tanguillos, alegrías, compás de bulerías, fandangos y soleás al piano, con la estructura tradicional del jazz. Actualmente, es uno de los músicos más solicitados en el panorama musical español en todos los géneros.

Ha trabajado con un amplio abanico de artistas como Enrique Morente, Estrella Morente, Martirio, Paquito D’Rivera, Jerry González, Ana Belén, Jorge Pardo, Carles Benavent, Paco de Lucía, Joe Lovano, Herbie Hancock, Jack DeJohnette y Wynton Marsalis con la Lincoln Center Jazz Orchestra.

Entre los discos que ha grabado, cabe mencionar 10 de Paco (1994); Hecho a nano (1996); Acoplados (2004), con Martirio, galardonado con el Premio de la Música en la categoría de Mejor Disco de Canción Española; New Flamenc Sound (2007); Piano Ibérico (2010), en el que revisa obras clásicas del piano de Albéniz, Falla, Granados y Mompou con un cuarteto flamenco, y que fue galardonado con el Premio al Mejor Disco de Jazz por la Academia de la Música; Flamenc scketches (2011) y Chano & Josele (2014).

Ha compuesto la banda sonora de la película Siempre hay un camino a la derecha (1997) de José Luis García Sánchez y ha participado en el filme de Fernando Trueba Calle 54 (2000).

Lo más