Boletín

Aeropuerto de Palma

Los trabajadores del control de pasaportes irán a la huelga a partir del 24 de agosto

Comisiones Obreras, convocante de las movilizaciones, denuncia el caos organizativo, errores en las nóminas y falta de formación entre los empleados

Audio

Joan Llobera / Álex Aloy

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 18:36

Los trabajadores del control de pasaportes del Aeropuerto de Palma han anunciado una huelga indefinida que comenzará a partir del próximo 24 de agosto a las 12 de la noche motivados por las malas condiciones laborales e irregularidades que vienen sufriendo desde hace un año cuando AENA adjudicó la gestión a la empresa Acciona Facility Service. En este sentido, los empleados de la terminal A1 se quejan de los errores sistemáticos con las nóminas, del caos organizativo que hay en la terminal y de que muchos de los empleados ni si quiera han recibido la formación pertinente para ocupar su puesto.

Desde el control de pasaportes, uno de los delegados, Hernan Nogues, exige que se cumpla la ley con el pago de todos los retrasos que llevan hasta ahora. “Con el tiempo estos errores en nómina y errores administrativos se han convertido en algo constante. Se ha hecho algo ya insostenible. Hay una ausencia total de diálogo con el área de Recursos Humanos”, explica.

Asimsimo, el portavoz del sindicato junto con Comisiones Obreras denuncia también ofertas engañosas que se han hecho por parte de Acciona Facility Service, prometiendo el salario mínimo por unas 30 horas de trabajo cuando diversos trabajadores deben trabajar 40 o 50. “Cuando contratan a una persona nueva, le dicen que va a cobrar el salario mínimo, 1050 euros, que es por 40 horas pero no les explican que realmente ese salario es por 30 horas”, cuenta.

PROBLEMAS CON EL PÁRKING

Los problemas en Son Sant Joan no acaban aquí ya que desde Comisiones Obreras también denuncian la gestión del aparcamiento. Los trabajadores exigen un cambio íntegro de las instalaciones que, dicen, se encuentran en un estado deficiente. Además piden un aumento de plantilla que desde 2013 no para de bajar. Simultáneamente la cantidad de parkings que hay en el aeropuerto no ha dejado de subir y eso implica una mayor carga de trabajo para los empleados. Los principales problemas con los que se encuentra este párking público son las nuevas barreras que no disponen de unas buenas instalaciones en una zona tan transitada. Esto provoca que se forme un cuello de botella que genera colas kilométricas. Además el servicio técnico de las barreras no está disponible las 24 horas.

Daniel Fontanet, uno de los portavoces de la sección sindical de SABA, explica que “ese parking no estaba hecho para poner barreras. Pasan muchos coches y ya era muy problemático llegando a formarse importantes atascos. Lo que pasa que el afán recaudatorio de AENA no cesa”.

Además, Fontanet explica que los empleados tienen que lidiar cada día con peleas y discusiones con los turistas. Deben aguantar unas temperaturas extremas en unas condiciones de trabajo deficientes. “Llevamos rent a car, llevamos parking de rotación, parking express,... lo llevamos todo desde allí. La telefonía no para. Tenemos varios operarios de baja por depresión porque ocho horas allí son un infierno. Hay una denuncia de un inspector de trabajo que les ha requerido que cambien los aires acondicionado y no le han hecho caso. Aena pasa olímpicamente”, ha denunciado.

Lo más