Boletín

Decreto

El Govern prohíbe vender bebidas azucaradas y golosinas en centros educativos y sanitarios

La consellera de Salud  señala que 1 de cada 4 menores de las Islas tiene sobrepeso u obesidad. Se permiten bebidas no azucaradas.

El Govern prohíbe vender bebidas azucaradas y golosinas en centros educativos y sanitarios

Cristina RequenaPalma

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 15:19

El Govern quiere cambiar los hábitos alimentarios empezando por los más pequeños.  El Consejo de Gobierno ha aprobado el decreto sobre la promoción de la dieta mediterránea en los centros educativos y sanitarios de Balears. 

Una normativa que prohíbe la oferta de bebidas azucaradas, bollería y chucherías envasados en las cantinas, bares y locales similares situados en los centros educativos no universitarios, tanto de forma presencial como en las máquinas expendedoras. Sí se permiten bebidas no azucaradas.

UNO DE CADA 4 NIÑOS DE BALEARES TIENE SOBREPESO

El objetivo es contribuir a fomentar estilos de vida saludables, promover la salud y prevenir la obesidad, sobre todo, entre la población infantil .La consellera de Salud, Patricia Gómez, quien ha explicado que en Baleares uno de cada cuatro niños sufre problemas de obesidad, por lo que "contribuir a fomentar estilos de vida saludables puede ayudar a prevenirlo". la responsable autonómica de salud señala "es una cuestión cultural que tiene que tratarse desde la infancia con los pequeños hábitos. Si cuando van a la cantina del colegio en lugar de bocadillos o fruta se encuentran con otros productos de bollería industrial es normal que para ellos sea cómodo y atractivo y, por tanto, acaben consumiéndolos"

El texto fija los requisitos que tienen que cumplir los menús que se sirvan en los bares, las cafeterías y los restaurantes de centros educativos, públicos, concertados y privados, en centros sanitarios públicos y las dependencias administrativas sanitarias públicas.

Se quiere favorecer el consumo de productos de proximidad y de temporada, y limita los alimentos precocinados como pizzas, croquetas, salchichas y hamburguesas.

El decreto da un plazo de un año para adaptar la oferta alimentaria a las previsiones de la normativa.

Lo más