Cort aprueba el proyecto de demolición de Son Banya con un presupuesto de 917.578 euros

Esta fase se ejecutará por bloques, en lugar de casa por casa, para garantizar la seguridad del proceso

Cort aprueba el proyecto de demolición de Son Banya con un presupuesto de 917.578 euros

Palma

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 19:11

Esta segunda fase se ejecutará derribando las casas del poblado por isletas en ninguna parte de casa por casa para mejorar la seguridad de todo el proceso. El alcalde de Palma, Antoni Noguera, asegura que "es un proyecto muy importante porque permitirá que Son Cuerno sea un solar que después el Ayuntamiento cederá en el Gobierno para construir una residencia”. La Junta de Gobierno ha aprobado hoy el proyecto para ejecutar la demolición de la segunda fase de Son Cuerno con un presupuesto de 917.578 euros.

Este proyecto, elaborado por el área de Infraestructuras, ha planificado la demolición del poblado por isletas, en ninguna parte de casa por casa. Actualmente restan al poblado un total de nuevo isletas por esbucar. El hecho de planificar las tareas por isletas permitirá mejorar la seguridad del proceso dado que muchos de las viviendas, tal y como constataron los técnicos municipales durante la primera fase de desmantelamiento, comparten elementos como vigas o jácenas que complicaban la demolición completa de las casas o hacían que solo se pudiera esbucar una parte.

Se calcula que cada una de las nueve isletas de casas se podrán esbucar en unos cinco días. Se prevé realizar un cierre de cada una de las isletas a medida que se hayan desalojado y, una vez tomades las casas, construir para evitar también la reconstrucción de las casas.

El teniente de alcalde de Cultura y Bienestar Social, Antoni Noguera, ha remarcado que este proyecto “es muy importante porque supondrá la culminación porque Son Cuerno sea un solar que podremos ceder en el Gobierno porque haga allá una residencia”, ha dicho. Noguera ha explicado que el trabajo que se hizo la pasada legislatura ha permitido “leer mejor como se tiene que hacer desmantelamiento” y ha recordado que es uno “es un ejemplo de coordinación entre consellerias y sin el área de Infraestructuras no se podría llevar a cabo”.

Hay que recordar que la primera fase del proceso de desmantelamiento de Son Cuerno se inició el julio de 2018 y acabó a finales de marzo de 2019. Durante estos meses se ejecutaron con éxito 42 órdenes de desahucio sortiten de Son Cuerno 117 personas, 68 adultos y 49 niños. El área de Bienestar Social prevé adjudicar durante las próximas semanas el trabajo jurídico del proceso que permitirá reactivar las órdenes de desahucio. Así mismo se ajudicarà la elaboración de un censo que permitirá tener información más actualizada de las personas que viven al poblado. El Ayuntamiento calcula que restan al poblado unas 90 familias y 85 casas. 

Lo más