COPE

Policía Local

"Kamikaze" en el centro de Vigo: a 100 km/hora, en sentido contrario y saltándose semáforos en rojo

El conductor del vehículo, de 45 años, pudo ser detenido tras colisionar contra el vehículo policial que lo estaba persiguiendo.

ctv-9cu-road-1589126 960 720

Vigo

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 14:04

Persecución de película en plena noche por las calles de Vigo. El conductor, de 45 años, del vehículo fue detenido por la Policía local tras rebasar varios semáforos en rojo y superar los 100 kilómetros por hora en varias calles del centro de la ciudad olívica.

Accedió a varias calles en dirección contraria y terminó colisionando contra un vehículo policial

Los hechos ocurrieron en la madrugada del pasado sábado 26 de junio, cuando una patrulla se encontraba en la calle Cánovas del Castillo realizando labores de control por las aglomeraciones que se originaron debido a los botellones celebrados en las inmediaciones del centro comercial a Laxe. Alrededor de las 03:00 horas, los agentes que participan en este dispositivo pudieron observar un vehículo que circula a gran velocidad por esta misma calle, Cánovas del Castillo, al tiempo que rebasaba varios los semáforos en rojo. Ante esta situación dieron inmediatamente aviso para que otra unidad lograse interceptarlo en la confluencia con la calle Carral.

Por ese motivo, uno de los policías se situó delante del vehículo con el objetivo de detener su marcha, pero en ese momento el conductor comenzó a realizar acelerones, lo que hizo cabecear el turismo, al tiempo que se dirigió con el vehículo hacia el agente que tuvo que apartarse para evitar ser arrollado. Fue entonces cuando, el ahora detenido, inició una huida por la calle Carral, seguido por una patrulla de la Policía local de Vigo haciendo uso de los dispositivos ópticos y acústicos, no solo para advertir su presencia al conductor, sino para advertir de la situación a los transeúntes que se encontraban por el lugar y evitar así que alguno pudiese ser atropellado.

Ya cuando circulaba por la calle Carral, el conductor accedió a la calle Victoria y a la plaza de Compostela en sentido contrario, a gran velocidad hasta la calle Colón, donde continuó por la calle Areal. El vehículo circulaba a gran velocidad, invadiendo las intersecciones sin precaución alguna, poniendo en peligro a los demás usuarios del vial. Tomó la rotonda dónde confluyen las calles Pontevedra e Inés Pérez de Zeta en sentido contrario al de la marcha, golpeando frontalmente a uno de los vehículos patrullas que se estaba uniendo a la persecución. Pero eso no le frenó, continúo por Arenal y Oporto, saltándose de nuevo el semáforo en rojo y rebasando a más de 100 kilómetros por hora. Poco después, a la altura de la calle Miragaia, volvió a embestir el vehículo policial que había golpeado anteriormente impactando en el margen derecho, tratando de dejarlo inservible y eludir la persecución.

Sin embargo, a consecuencia de la violencia de la colisión, el vehículo salió despedido hacia la jardinera de piedra que delimita ambos sentidos de circulación, momento en que le encajonaron. Aún a pesar de encontrarse bloqueado entre varios vehículos, el conductor trataba, mediante bruscos acelerones de continuar su huida. De hecho, los policías tuvieron que acceder por la puerta del copiloto al interior del vehículo, logrando extraer las llaves del contacto, y sacar al conductor del interior que en ese momento comenzó a bracear e intentar golpear a los agentes. De manera inmediata procedieron a su detención por un supuesto delito contra la seguridad vial. Durante este proceso el individuo llego a proferir amenazas de muerte contra los policías.


Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo