Astilleros

El Gobierno gallego exige responsabilidad a los accionistas de Barreras

El conselleiro de Economía e Industria pide a Barreras que esté "a la altura" de Galicia tras el apoyo recibido en el pasado.

Astillero Barreras

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 14:18

El Gobierno gallego exige "corresponsabilidad" a los accionistas del astillero Barreras. Así lo ha recordado este miércoles en Vigo el conselleiro de Economía e Industria, Francisco Conde tras señalar que "en el pasado Galicia estuvo a la altura de las circunstancias de Barreras y ahora toca que Barreras esté a altura de las necesidades de Galicia", al aludir el apoyo recibido por el astillero en el pasado.

En 2012, primer acuerdo con la Xunta tras superar la primera crisis.

En 2012, tras superar una primera crisis, se anunció un acuerdo entre la Xunta y la petrolera mexicana Pemex para la construcción de dos buques en Galicia (uno en Navantia y otro en Barreras). Posteriormente, PMI, filial de Pemex, entró en el Consejo de Administración de Barreras tras adquirir el 51 por ciento de la empresa.

En una visita de mandatarios de la empresa mexicana a Vigo en 2013 se anunciaron varios contratos más que nunca llegaron a hacerse realidad. No obstante, la bajada del precio del petróleo y el cambio de gobierno en México, donde el presidente López Obrador anunció la revisión de contratos y una investigación en la petrolera, hicieron que el astillero vigués se convirtiera en un quebradero de cabeza para Pemex.

Pese a las dificultades, Barreras logró adjudicarse contratos con Havila y Armas, así como la construcción del crucero de lujo 'Evrima' para Ritz Carlton The Yatch Collection, cuyos sobrecostes sumados a las deudas y a la desconfianza de los accionistas mayoritarios en la gestión de García Costas desencadenaron la actual crisis en el seno del astillero.

La Xunta exige a los accionistas que ofrezcan respuestas a la crisis.

Ante esa situación, Conde ha instado a los accionistas de Barreras a "dar una respuesta" a la crisis del astillero vigués que garantice su "viabilidad" a largo plazo y el mantenimiento de los puestos de trabajo. Además, ha vuelto a insistir en la importancia de que el futuro de la empresa no se limite a la construcción de un crucero de lujo, encargado por The Ritz Carlton .

Incide el conselleiro en la necesidad de que los accionistas "asuman su responsabilidad como gestores" y de que los clientes de Barreras habiliten una solución para que se puedan ejecutar sus encargos.Francisco Conde ha destacado además que el Ejecutivo autonómico ha trasladado su predisposición a colaborar en las "necesidades financieras" a Ritz Carlton, aunque ya precisó en otras ocasiones que no sería mediante ayudas a fondo perdido. También ha recordado que el Gobierno gallego ha concedido once préstamos por valor de 6 millones de euros para que las empresas auxiliares pudiesen "atender" sus necesidades económicas. Además, ha avanzado que, próximamente, se emitirá una segunda resolución que atenderá las demás solicitudes presentadas por la industria auxiliar.

Se pospone la toma de control del astillero.

La toma de control del astillero por parte de Ritz Carlton, acordada con los dueños del 75 por ciento del astillero (PMI, con el 51 por ciento de los títulos, y el grupo Albacora, dueño del 24 por ciento de las acciones), se ha pospuesto a la espera de que la naviera presente un plan de reestructuración.

El armador estadounidense también anunció recientemente que, en virtud de un acuerdo alcanzado con CESCE y la banca, asumiría el sobrecoste del crucero 'Evrima', además de comprometer la ejecución de un segundo buque. Sin embargo, el comité de empresa aboga por que también se ejecuten los contratos encargados por Havila y Armas, que, según sus cálculos, podrían garantizar la carga de trabajo en las gradas de Beiramar durante varios años.

Después de que los empleados regresasen al astillero a principios de este mes, el comité de empresa espera que las auxiliares retomen su trabajo "15 o 20 días" después de que Ritz Carlton asuma la gestión de Barreras y nombre a una nueva dirección que pilote su reestructuración. Sin embargo, la empresa necesita llegar a un acuerdo con sus proveedores o el 2 de febrero entrará en concurso de acreedores (la solicitud de preconcurso se presentó en octubre para ganar tiempo).

Lo más