Tribunales

Condenan a cuatro años de cárcel al nonagenario que atropelló a un pelotón de ciclistas en A Guarda en 2016

La sentencia no es firme. Todavía puede recurirse en la Audiencia Provincial de Pontevedra.

El hombre no entrará en prisión.

Accidente en la PO552 en marzo 2016

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 09:30

Condenan a cuatro años de cárcel al hombre que atropelló al pelotón de ciclistas de A Guarda en marzo del año 2016, siniestro en el que fallecieron dos personas. Aunque el acusado, que cuenta ahora 91 años, no entrará en prisión.

Condenado por dos homicidios por imprudencia.

Después de tener que posponer en varias ocasiones la vista ante la ausencia del acusado, finalmente, el Juzgado de lo Penal 3 de Pontevedra ha dictado sentencia para el nonagenario que en marzo de 2016 atropelló a un pelotón de ciclistas que discurrían por la carretera PO-552 a la altura de Santa María de Oia, en Pontevedra.

De este modo, el juez accedió a la petición realizada por la Fiscalía con la que solicitaba que el acusado asumiese una doble pena de homicidio por imprudencia grave y otros ocho delitos de lesiones también por imprudencia. Recordemos que además de las dos personas que fallecieron, José Antonio Casás y Diego Freiría, a consecuencia del impacto con el vehículo, otras nueve personas resultaron heridas leves, algunas de ellas con secuelas posteriores e incluso algunos necesitaron asistencia psicológica.

Además, la sentencia determina que los ciclists cirulaban de manera correcta por el vial. El conductor del vehículo, cuya velocidad rondaba los 100 kilómetros hora, circulaba de manera distraída y sin prestar la obligada atención y superando el límtite de velocidad establecido para la vía. El nonagenario, a mayores, contaba con una restricción de velocidad en su permiso de conducir que era el de no superar los 70 kilómetros hora.

Solicitud de penas.

Por todo ello, el Ministerio Fiscal solicitaba para el nonagenario además de la pena de cárcel, la retirada del carnet de conducir y una indemnización de 2,3 millones de euros.

A pesar de que la instrucción fue lenta, el juicio logró resolverse en una única sesión dada la claridad del informe presentado por la Guardia Civil. El nonagenario no varió su trayectoria desde el primer impacto, ni frenó hasta 200 metros después. Además, se confirma que las condiciones meteorológicas que había el día del siniestro era buenas por lo que el conductor pudo ver perfectamente al pelótón de ciclistas, incluso desde una distancia de 800 metros.

Con todo, la sentencia no es firme y puede ser recurrida ante la Audiencia Provincial de Pontevedra.

En directo

Herrera en COPE

Con Carlos Herrera

Escuchar