COPE

Tribunales

Cinco años y diez meses de prisión para el parricida de Sárdoma

El acusado de matar a su padre, de 81 años, en diciembre de 2018, y ocultar su cuerpo en una finca cercana se declara culpable. Logra así una reducción de la pena.

Juicio por el crimen de Sárdoma (Vigo)

Vigo

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 12:05

Un acuerdo entre las partes permite rebajar la condena al parricida de Sárdoma de 11 a 5 años de prisión. Este martes se celebró el juicio en la sede viguesa de la Audiencia Provincial de Pontevedra por el asesinato de un octogenario a manos de su hijo a finales de diciembre de 2018.

Era presumible que las partes llegasen a un acuerdo.

El hombre acusado de haber matado a su padre en la parroquia viguesa de Sárdoma a finales de 2018 se declarba culpable esta mañana durante la vista celebrada esta mañana en los juzgados de la ciudad olívica. Por ello, la Fiscalía ha aceptado rebajar la condena solicitada inicialmente. El parricida ha aceptado cinco años y diez meses de prisión durante la vista de conformidad celebrada en la sección quinta de la Audiencia Provincial.

En un principio, el Ministerio Fiscal había solicitado para el acusado 11 años y medio de prisión por un delito de homicidio, al considerarse muy cualificadas las atenuantes de confesión y alteración psíquica. También estaba previsto que el hombre fuera juzgado por un tribunal de jurado, pero no ha sido necesario el desarrollo de la vista, ya que las partes han llegado a un acuerdo.

La sentencia, en la que no se establece responsabilidad civil - al haber renunciado los hermanos del procesado a reclamar indemnización -, ha sido declarada firme, ya que tanto defensa como Fiscalía han confirmado en la sala que no la recurrirán.

Crimen de Sárdoma, cometido en diciembre de 2018.

Los hechos juzgados hoy tuvieron lugar en diciembre de 2018, hace casi dos años, cuando el acusado mató a golpes a su progenitory luego depositó su cuerpo en una finca forestal, cubierto con ramas y cañas. El cadáver de la víctima, de 81 años, fue encontrado a principios de enero por unos vecinos y, poco después, durante un registro domiciliario, el acusado reconoció ser autor del crimen.

El acusado vivía en una casa en la misma finca en la que vivía su padre, al que mató golpeándole en la cabeza con un objeto contundente a primera hora de la mañana del 27 de diciembre de 2018. A continuación, llevó el cuerpo a un cobertizo, donde lo ató de pies y manos y lo envolvió en bolsas de plástico. Tras el homicidio, el acusado dejó el cuerpo en ese alpendre y se fue a trabajar con normalidad. No fue hasta tres días después que lo trasladó en una carretilla a una finca forestal a unos 200 metros de su vivienda. Allí, para dificultar la localización del cadáver, lo depositó y lo cubrió con cañas y ramas, y fue encontrado por unos vecinos el 7 de enero.

Cuando la Policía y el juzgado de instrucción iniciaron la investigación de los hechos, se produjo un registro en la vivienda del acusado, en el que éste estuvo presente. Fue en ese momento, ante los agentes y la letrada de la administración de Justicia, cuando el acusado confesó su crimen y fue detenido.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo Poniendo las Calles

Poniendo las Calles

Con "El Pulpo"

Escuchar