Más directos

Una joven de 15 años, ganadora del concurso "La mano culpable", convocado por el ayuntamiento de Verin

En el certamen participaron alumnos de los colegios de la comarca de Monterrei   

Visita a la exposición de la mariposa monarca

Visita a la exposición de la mariposa monarca

Feli RomeroVerin

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 21:20

Una alumna del IES Castro de Baronceli, Emily Prieto Vilariño, ha resultado ganadora del concurso “La mano Culpable”, convocado por el ayuntamiento de Verín para sensibilizar a los niños del efecto que provoca la acción humana en nuestro entorno.

Tras el veredicto del jurado, presidido por el alcalde de Verín, Gerardo Seoane, y la concejala de Cultura, Emilia Somoza, comunicaron que la ganadora del concurso fue Emily Prieto Villarino, de 15 años, alumna de 4º de la ESO, por su relato ‘Que más da’. Como premio, la joven recibirá una cámara fotográfica.

El trabajo ganador fue premiado por su originalidad y modo de entender el mensaje que se buscaba transmitir. La historia pone al lector en el papel de una trucha que vive en el río que pasa por la localidad de O Navallo, en el ayuntamiento de Riós. Desde su mirada, el animal cuenta cómo vivió un vertido de lejía a las aguas del río, con la intención de pescar cuantos más peces mejor, para venderlo después en la fiesta de la aldea. Como consecuencia, el río dejó de albergar vida, muy a pesar de los vecinos. El relato acaba con una reflexión muy importante: “En su momento pensaron “Que más da”; pero hoy, treinta años después, apenas hay peces en el río.

La iniciativa surgió a raíz de la celebración del Día Mundial de los Museos y está inspirada en dos exposiciones de la Xunta que pasaron por el Museo Mercedario: “Aves de Galicia”, retirada a principios de verano, y “Mariposa monarca” que aún se puede visitar estos días y que ya recibió más de un millar de alumnos y alumnas de diferentes centros.

En el concurso “La mano culpable” participaron alumnos de los colegios de la comarca de Verín, con edades entre 8 y 16 años. Los responsables del concurso resaltaron “la gran cantidad de relatos recibidos, su calidad y, sobre todo, el nivel de concienciación que tienen los más pequeños, que ya crecen con la responsabilidad de saber que deben luchar en el día a día por cuidar nuestro entorno”.

Lo más