Barquero acusa a Jácome de querer convertir el Pleno en un Juzgado paralelo

El Pleno municipal de Ourense debatió el caso de la Plaza de San Antonio

Amelia González

Tiempo de lectura: 3' Actualizado 14:00

El PSOE pidió que se retirara del orden del día y, con la suma de los votos del grupo Popular, así sucedió, y en el Pleno extraordinario de esta mañana celebrado en el Ayuntamiento de Ourense, el grupo municipal de Democracia Ourensana no consiguió que prosperara su propuesta, y único punto del orden del día, de instar a la Xunta de Goberno a que se cumpliera la ejecución de una sentencia judicial. Se trata de la sentencia dictada en febrero del año pasado por el Juzgado de los Contencioso-Administrativo nº2 de Ourense que condenaba al Concello a tramitar la revisión de las licencias concedidas en la Plaza de San Antonio, sobre todo en lo referido al aparcamiento subterráneo, ya que tanto la superficie como el subsuelo son de titularidad pública.

En su intervención, el portavoz de DO, Gonzalo Pérez Jácome, cargó contra el gobierno de Jesús Vázquez por no haber cumplido la sentencia después de 10 meses, cuando el Juzgado había dado un plazo de 3 para ejecutarla. Pero también acusó a los anteriores gobiernos populares y socialistas del concello ourensano de actuaciones ilegales. Afirmó que el gobierno de Manuel Cabezas había entregado el subsuelo de la plaza a una empresa privada: que ésta había vendido los bajos a la Seguridad Social por 5 millones de euros, la primera planta del sótano a los vecinos de la zona, y la segunda y la tercera planta del sótano a unos empresarios para hacer un párking.

Desde el PSOE, José Ángel Vázquez Barquero acusó a Jácome de querer convertir el Pleno en un juzgado paralelo. Y dijo que la propuesta de Democracia Ourensana provocaba una duda razonable sobre su coherencia y oportunidad. José Ángel Vázquez Barquero afirmó que están a favor de que se cumplan todas las sentencias, pero explicó que no les consta que la resolución implique en este momento la declaración de nulidad de las licencias de la Plaza de San Antonio, sino que la sentencia pide al Ayuntamiento que haga una revisión de oficio de las mismas, y la revisión no ha finalizado. Por ello, dijo Barquero que lo lógico habría sido que la propuesta se hubiera presentado con un informe jurídico que la respaldara y, por ello, pidió la retirada de la propuesta del orden del día de la sesión.

Barquero acusó a Jácome de querer culpabilizar a los gobiernos de mandatos anteriores, y concretamente a la que fue concejala de Urbanismo, Áurea Soto, de irregularidades y delitos urbanísticos no resueltos de esta forma en instancias judiciales. Recordó el portavoz socialista que en el momento de decidir sobre la concesión de las licencias de legalización, en 2007, ni el PXOM del 2003 había sido anulado por sentencia firme, ni se había suspendido su ejecutividad, por lo que se ajustaban a la normativa.

José Ángel Vázquez Barqueo hizo una férrea defensa de Áurea Soto, diciendo que había sido “la persona más honrada que había pasado por el salón de plenos” y espetándole a Jácome: “no le llegas ni a la suela de los zapatos. La tenías que tener en un pedestal, en una marquesina, y rezarle todas las noches para ver si algún día te aproximas mínimamente a ella”.

Desde el grupo de gobierno, el concejal de Urbanismo, José Cudeiro, acusó a Jácome de no haber sabido interpretar la sentencia, y recordó que en los últimos años se han producido varias modificaciones legislativas, y precisó que “la última, que estaba vigente cuando se concedieron las licencias, en tiempos de Áurea Soto, que yo no tengo por qué defenderla, era la Ley de 2004, y permitía el aprovechamiento privado de los subsuelos de las zonas públicas”.

Finalmente se votó la retirada de la propuesta del orden del día, por lo que todo lo dicho en la sesión plenaria se ha quedado en un simple debate.

Lo más