Boletín

TAPIA

Ecologistas denuncian las prisas del Principado por autorizar la mina de oro de Salave

La actividad minera genera residuos peligrosos y arrasará con un espacio protegido 

Exploraciones en Salave

Cope de la Costa

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 11:09

Desde la Coordinadora Ecoloxista de Asturias lamentan la prisa del Gobierno Asturiano para tramitar el alcance del estudio de impacto ambiental del proyecto de la mina de oro de Salave en Tapia, que una vez se vuelve a presentar "a ver si cuela".

La Coordinadora Ecoloxista lamenta que en el día de hoy se inicie el tiempo de consultas, pocas semanas después de la solicitud realizada por la empresa. Apunta Fructuoso Pontigo, el presidente de la agrupación, que "la rapidez del gobierno asturiano contrasta con la lentitud que se toma para otros proyectos con menos impacto ambiental que éste". Recuerda que "no es la primera vez que el Gobierno Asturiano no escucha ni las alegaciones presentadas, ni la oposición de gran parte de los vecinos de la zona y autoriza el proyecto minero, que acaba cayendo porque no pasa los filtros ambientales de otras administraciones, que no son un coladero como es el Principado para este proyecto minero".

9,8 TM de movimiento de tierras

Según los datos que aporta la Coordinadora, el proyecto consiste en una explotación que prevé el movimiento de 9.800.000 toneladas de material en los 14 años que estima de labores. Con una superficie de los depósitos contaminados de estériles de las colas de la flotación mina en una montaña de residuos que tendrá 250.000 m2.

La empresa propone como otra alternativa a los depósitos de estériles contaminados su vertido al mar mediante un emisario submarino al estilo del de Navia, que pone como ejemplo. Según Pontigo "un disparate más de un proyecto peligroso que pretende trasladar los problemas de la contaminación del proceso metalúrgico de concentración del oro al mar para hipotecar aún más a los vecinos de la zona y su entorno".

Protección para los Lagos de Silva

Desde la Coordinadora Ecologista seguirán manteniendo su oposición a este proyecto minero por el elevado impacto que genera la extracción unos kilos de oro, a base de mover toneladas de material, para luego proceder a su concentración con el consiguiente impacto del proceso intermedio que se tiene que llevar. Y también continuarán reclamando la protección de los lagos de Silva "que siguen abandonados de forma intencionada por el gobierno asturiano, a pesar de sus valores naturales e históricos".

Por último los ecologistas recuerdan que la minería del oro genera numerosos residuos en su extracción y tratamiento. Residuos que hipotecan las zonas de explotación como se puede comprobar en las actuales minas asturianas.

Lo más