CERVO

El BNG denuncia que "persisten las deficiencias" en la residencia de San Cibrao

El portavoz nacionalista, Diego Fernández, critica la gestión realizada por la entidad Mensajeros de la Paz

Diego Fernández, portavoz del BNG en Cervo

COPE de la Costa

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 14:13

El grupo municipal del BNG en Cervo ha denunciado que "persisten los problemas en la gestión" que la entidad Mensajeros de la Paz realiza por concesión de la residencia y centro de día de San Cibrao, de titularidad municipal.

Diego Fernández y Xorxe Caldeiro, concejales nacionalistas, han acusado al gobierno local de desentenderse de estas irregularidades, ignorando las graves consecuencias que sobre los usuarios y trabajadores del centro tienen la mala praxis empresarial, las deficiencias de uso de las instalaciones, el caos organizativo, los abusos sobre el personal y la falta de atención de las personas usuarias.

Los ediles nacionalistas han explicado que una inspección de la Consellería de Política Social realizada en octubre, días después de que el BNG denunciase en el pleno municipal problemas de gestión, constató la existencia de hasta 10 deficiencias.

Según el informe, “entre las deficiencias en las instalaciones, se encontraron con timbres de llamada de emergencia inaccesibles en baños comunes y de residentes, baños geriátricos inutilizados por usarse para almacenamiento de diverso material en el segundo y tercer piso, puertas de emergencia cerradas con bridas e imposibilitando su normal uso en caso de necesidad o dos habitaciones de residentes cerradas por filtraciones de agua en sus baños a pesar de que existe demanda de plazas y están impidiendo dar servicio a personas que lo necesitan”, han relatado los ediles.

Además de esas deficiendias, desde el BNG destacan la gravedad de que también se detectaron “faltas de valoración sanitaria de personas usuarias que sufrieron caídas”.

La dirección del centro alegó, en su contestación a la Consellería el pasado 21 de noviembre, que estas deficiencias ya estaban corregidas.

"No obstante, algunas permanecen sin resolver", han indicado los ediles nacionalistas.

Los concejales nacionalistas también acusaron a la dirección de la empresa de “caos organizativo y de gestión de los recursos humanos”.

Según explicaron, "llama la atención que desde la apertura del centro cambió casi la totalidad del plantel, mayoritariamente mujeres, en unos casos por renuncias y en otros por despidos, lo cual pone en evidencia la nefasta gestión de personal de la dirección, que sigue sin realizar cuadrantes de turnos con antelación suficiente para permitir la conciliación personal y laboral de las trabajadoras, dificulta e impide el disfrute de las jornadas de libre disposición a las que se tienen derecho por convenio, toma represalias contra las trabajadoras que demandan sus derechos y sobre todo, es incapaz de gestionar con eficacia a las alrededor de 30 personas empleadas para crear un buen ambiente de trabajo que pueda transmitirse luego a las personas usuarias a través de unos cuidados y atenciones excelentes como las que se merecen”.

Por estos motivos, desde el grupo municipal del BNG presentarán una batería de preguntas en el ayuntamiento cervense pidiendo explicaciones al gobierno local.

Lo más