La Diputación de Lugo moviliza a la patronal para desarrollar un plan de empleo rural

Tomé se reunió hoy con represantes de la CEL, AJE, Asefoga, APEHL y UU.AA

La Diputación de Lugo moviliza a la patronal para desarrollar un plan de empleo rural

Ramudo

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 12:38

El presidente de la Diputación de Lugo, José Tomé, se ha reunido hoy con la patronal lucense y con diversos colectivos de la provincia para avanzar en el desarrollo del nuevo programa que, bajo en nombre 'Prende! Bota raíces no rural', busca la creación de empleo juvenil y fijar población en la zona rural de la provincia, como una medida para frenar la despoblación y el envejecimiento de sus aldeas.

Ese nuevo programa está dotado con un presupuesto de 300.000 euros, una cantidad cofinanciada por la Unión Europea al 92%, y va dirigido a menores de 30 años de 55 municipios de la provincia de Lugo, en concreto aquellos que tienen menos de 5.000 habitantes o que tienen entre 5.000 y 10.000 y un saldo vegetativo negativo.

En la reunión han participado hoy representantes de la Confederación de Empresarios de Lugo (CEL) y de la Asociación de Jóvenes Empresarios (AJE), así como de la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería (APEHL), de Asociación Sectorial Forestal de Galicia (ASEFOGA), del sindicato Unións Agrarias (UU.AA) y de la Cruz Vermella.

Tomé explicó que los participantes recibirán formación y experiencia laboral en actividades “con un importante peso en el sector productivo de la provincia y con un gran potencial de crecimiento”, como pueden ser las energías renovables, turismo, gestión forestal, agricultura o ganadería.

El motivo de esta reunión era, precisamente, implicar a los colectivos relacionados con las actividades profesionales en las que se centrarán las actividades formativas del proyecto, dado que, explicó Tomé, “son las que mejor conocen la realidad de estos sectores, sus necesidades y demandas”.

“Eso nos ayudará lugar a casar mejor la oferta y la demanda”, añadió.

El período de formación se prolongará durante cuatro semanas y los participantes percibirán en ese tiempo una prestación de 14 euros por día; mientras que en la fase de prácticas, que durará ocho meses, cobrarán un salario mensual de, como mínimo, 900 euros -para lo cual las empresas participantes recibirán una ayuda de 4.410 euros-.

Además, a todos aquellos participantes que estén interesados en emprender su propio negocio, la Diputación les ayudará “a arrancar” con una ayuda de 5.510 euros.

En principio, está previsto que un total de 60 jóvenes se beneficien de esta iniciativa.

Recordó el presidente que este proyecto viene a reforzar “las políticas de empleo que tiene en marcha la Diputación”, que está invirtiendo 7,4 millones de euros en tres planes que dan trabajo a medio centenar de personas, además de mantener “300 puestos de trabajo en el rural con las residencias, el Servizo de Axuda no Fogar y el programa de teleasistencia”.

Lo más