Comienza la segunda jornada del juicio contra el hombre acusado de matar a su padre a golpes en Monterroso

El procesado negó en la vista oral los hechos y dijo que "lo quería mucho"

Comienza la segunda jornada del juicio contra el hombre acusado de matar a su padre a golpes en Monterroso

Ramudo

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 09:21

La Audiencia Provincial de Lugo acoge hoy la segunda jornada del juicio contra el hombre de 54 años de edad acusado de matar a su propio padre a golpes en el municipio de Monterroso, en marzo de 2018, para quien el fiscal pide veinte años de cárcel por un supuesto delito de homicidio.

De acuerdo con el relato del fiscal, el acusado se dirigió a la estancia en la que se encontraba su padre, un hombre de 79 años de edad y con una “salud muy precaria”, movido “por el ánimo de acabar” con su “vida”.

El acusado, según el relato del fiscal, “le propinó múltiples patadas y puñetazos por todo el cuerpo” y uno de esos “golpes” en la cabeza derivó en una “traumatismo craneoencefálico que desencadenó una hemorragia” cerebral y fue “causa inmediata de su muerte”.

Sin embargo, el acusado aseguró ayer en la vista oral que mantenía con su padre una “relación normal” y, aunque “discutían” habitualmente porque él no se dejaba ayudar a pesar de sus limitaciones físicas, lo “quería mucho”.

Precisó que el día de autos, el anciano se había caído varias veces, una en la cocina, otra en la escalera de acceso a la segunda planta de la vivienda y, finalmente, ya por lo noche, una tercera en su habitación.

De hecho, dijo que él escuchó un ruido y subió hasta la habitación de su padre, pero en un primer momento no conseguía abrir la puerta, porque el cuerpo tendido del anciano se lo impedía.

Cuando logró entrar, intentó levantarlo, pero se le volvió a caer al suelo, dado que había perdido el conocimiento; y en un segundo intento, los dos se cayeron al suelo, relató, porque él estaba muy borracho, después de haberse bebido “tres botellas de vino y varias cervezas”.

También explicó que intentó reanimarlo e incluso le hizo el boca a boca, porque tenía conocimientos de primeros auxilios por su trabajo.

A preguntas del ministerio fiscal, dijo que no recordaba haberle dicho ni a los agentes de la Guardia Civil ni a los sanitarios que llegaron a su casa que había matado a su padre.

El abogado que se ocupa de su defensa, César Lodos, asegura que todo el proceso es consecuencia de un “error”, porque el fallecimiento del anciano fue por causas totalmente “accidentales”, de modo que pedirá “la libre absolución”.

Según su abogado, la relación entre el acusado y el anciano fallecido “era la típica entre un padre y un hijo que viven juntos”, de modo que “podía haber algún insulto entre ambos, pero nada más”.

De hecho, aseguró que su cliente es “una persona muy tranquila”, nada “agresiva”y que “nunca tuvo un problema con nadie”.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

Lo más

En directo

Directo Poniendo las Calles

Poniendo las Calles

Con "El Pulpo"

Escuchar