Boletín

La fuente de San Vicente volverá a echar vino en las patronales cincuenta años después

Esta tradición tiene su origen en las fiestas de San Froilán de 1969

La fuente de San Vicente volverá a echar vino en las patronales cincuenta años después

Ramudo

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 09:23

La Asociación Lugo Monumental, que agrupa a los negocios del casco histórico de la ciudad, ha informado de que los caños de la Fuente de San Vicente, ubicada en el Praza do Campo, en pleno corazón del recinto amurallado, volverán a echar vino en las patronales de la capital lucense cincuenta años después del inicio de esta tradición.

Mediante un comunicado, la asociación de aclara que “no es partidaria de repetir” el llamado “milagro” de la fuente de San Vicente “fuera de las fechas en las que habitualmente se hace”, o lo que es lo mismo, coincidiendo con la celebración del patrón de los hosteleros.

Sin embargo, “este año hará una excepción, ya que se cumplen cincuenta años desde la primera vez que manó vino de la fuente, concretamente en el San Froilán de 1969”, precisa.

De los caños de la fuente volverá a manar vino el próximo 4 de octubre, a partir de las 21:15 horas, después de la lectura del pregón que dará lugar al inicio del programa oficial de las patronales de Lugo, fiestas declaradas de Interés Turístico Nacional.

Esta tradición tiene su origen en el año 1969 y la iniciativa fue del recaudador de impuestos Ezequiel García Rodríguez, que “echó vino en el enganche de la fuente, en los jardines del Obispado”, explica la asociación.

“De forma irregular, en los años 80 y 90”, se continuó con esta tradición, que llegó a hacerse “muy popular por su llamativa estética y por la originalidad del sistema, que fue cambiando a lo largo del tiempo”.

En su origen, el vino corría por las cañerías de la fuente, pero actualmente se utilizan tubos alimentarios y un sistema de circuito cerrado que hace que el vino no entre nunca en contacto con la propia fuente, por motivos de seguridad relacionados con el cuidado del monumento, pero también por salubridad e higiene.

Desde el año 2014, Lugo Monumental repite cada 29 de julio, día de Santa Marta -patrona de la hostelería-, “esta peculiar tradición que tanto lucenses como foráneos disfrutan cada año”, informa.