Boletín

El “entendimiento” entre Balseiro y Arroxo permite “desbloquear” tres importantes actuaciones

El delegado de la Xunta y el teniente de alcalde hablaron del auditorio, el Plan Paradai y el colegio del S.Corazón

El “entendimiento” entre Balseiro y Arroxo permite “desbloquear” tres importantes actuaciones

Ramudo

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 15:02

El “entendimiento” entre el teniente de alcalde de Lugo, el nacionalista Rubén Arroxo, y el delegado territorial de la Xunta de Galicia, José Manuel Balseiro, ha permitido que ambas administraciones llegasen hoy a “acuerdos” para desbloquear tres importantes actuaciones que estaban pendientes en la ciudad por diferencias entre los gobiernos gallego y local.

El primer acuerdo está relacionado con la apertura del nuevo auditorio de Lugo, dado que una vez ejecutada la obra y completada la instalación del equipamiento, su recepción por parte del Ayuntamiento está pendiente únicamente de completar la conexión eléctrica del edificio, porque hasta ahora estaba funcionando con “luz de obra”.

Arroxo y Balseiro cerraron hoy un acuerdo mediante el cual la Xunta de Galicia se ocupará de realizar los trámites pertinentes para conectar el edificio a la red eléctrica y, posteriormente, el Ayuntamiento de Lugo realizará la recepción de la obra para abrir el nuevo auditorio, cuya inversión ha superado los 22 millones de euros.

También llegaron a un acuerdo el delegado y el teniente de alcalde para hacer modificaciones puntuales en el plan de ejecución de las obras de urbanización en el entorno del nuevo colegio del Sagrado Corazón, con el objetivo final de “buscar una mayor eficiencia” en los trabajos, sin modificar ni los plazos de entrega ni la inversión.

Además, habida cuenta de que la Xunta de Galicia tiene consignados 450.000 euros en el presupuesto correspondiente a 2019 para ejecutar una nueva fase del Plan Paradai, Arroxo se comprometió a realizar las gestiones oportunas para desbloquear esta actuación en el Ayuntamiento de Lugo, dado que las obras están pendientes de una discrepancia entre la administración local y la Confederación Hidrográfica Miño-Sil

Balseiro precisó que se trata “de una discrepancia entre lo figura en el Plan Xeral de Lugo y lo que exige la CHMS”.

El delegado de la Xunta de Galicia agradeció la buena disposición del teniente de alcalde al diálogo, algo que dijo no haber encontrado hasta ahora en el Ayuntamiento de Lugo, y aseguró que “en el futuro” intentará que “ese buen entendimiento” se mantenga.

“Es nuestra obligación y es la línea de trabajo que queremos mantener para seguir trabajando”, dijo Balseiro, mientras que Arroxo apostilló que “las administraciones están condenadas a entenderse por el bien de los propios vecinos”.

Lo más