Vuelta al cole

Normalidad con algún andamio

Más de 9.500 estudiantes de infantil y primaria retomaron las clases hoy en  Santiago, donde salvo excepciones, la "vuelta al cole" ha sido tranquila

Patricia IglesiasSantiago

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 15:30

Alguna lágrima seguro que hubo, pero la ilusión por volver a ver a los compañeros tiró por la mayoría de los pequeños en este primer día de curso. En Santiago, hay alrededor de 9.500 chavales escolarizados en infantil y primaria este 2019-2020. Son contados los centros que arrancan las clases todavía con obras en marcha: caso de la pasarela en Fontiñas, para evitar mojaduras en días de lluvia, o la remodelación de la fachada y carpintería en el colegio Raíña Fabiola, donde continuarán aún durante algunas semanas.

Obras todavía en marcha en el Colegio Raíña Fabiola

Los trabajos, según explicó en Cope Santiago el secretario xeral técnico de la Consellería de Educación, se van a realizar a partir de hoy en horario no lectivo, para no interferir en las clases.  La concelleira de Educación de Santiago, Noa Díaz, hablaba también de "normalidade" en este primer día, en cuanto a los servicios de madrugadores y comedores escolares. Este último servicio arranca este curso con el contrato prorrogado: el 23 de este mes concluye el plazo de presentación de ofertas para las empresas que quieran tomar el relevo a Serunión, la actual adjudicataria en los nueve centros que gestiona el concello de Santiago.

Mejoras pendientes en este inicio de curso

El alcalde compostelano y la edil de educación visitaban el colegio Quiroga Palacios, en el barrio de Conxo, en este día de comienzo de curso: rozan las 500 matrículas este año y siguen al alza, así que, a pesar de que estrenan dos aulas, allí se siguen demandando ampliaciones... de comedor, aulario, zona de aparcamiento. Olga Raíces,  la directora, aseguró que "las mañanas son terroríficas, entre los coches de las familias, profesores..." y recordó que "antiguamente había un proyecto de aparcamiento en la parte de atrás del colegio, compartido con Down Compostela, que podría ser la solución".

Desde el concello recogen el guante: la ampliación de comedor es viable dando más espacio al actual, que tiene una parte dedicada a almacén. En cuanto a aulas y zona de aparcamiento, el alcalde Sánchez Bugallo cree que hay espacio en una parcela municipal en las inmediaciones y asegura un contacto inmediato con la consellería: estima que se podrían construir tres o cuatro aulas ocupando únicamente una cuarta parte del terreno, así que quedaría espacio suficiente para vehículos.

El alcalde también asegura que en breve se convocará el Consello Escolar Municipal, para abordar entre otras cuestiones, la anunciada reordenación del mapa educativo en la ciudad.

Seguro que, a pesar de toda la lista de peticiones, se marchó contento Sánchez Bugallo de su "vuelta al cole": en su paseo por las aulas del Quiroga lo recibieron con cantos en alguna clase, mientras en infantil recibió incluso lecciones de lavado de cabeza a las muñecas. Educación integral para empezar el curso