• DIRECTO

    La Tarde

    Pilar Cisneros y Fernando de Haro

Boletín

Un coche con lector de matrículas para la ORA de Santiago

Los vecinos de la Almáciga siguen quejándose de problemas de convivencia y de coches no autorizados que estacionan en zona de residentes

Rúa Touro, en el barrio compostelano de la Almáciga

P. Pájaro

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 11:08

Muchas han sido las quejas que nos llegan desde el barrio de la Almáciga. No es algo nuevo, llevan tiempo denunciando problemas de convivencia en esta zona. Según los propios vecinos del barrio prácticamente todos los días ven cómo algunos vehículos circulan a alta velocidad, hay carreras y alguna familia problemática.

Incluso ya hace meses recibíamos una denuncia a través de nuestro whatsapp (650545351) de una vecina que aseguraba no poder utilizar las plazas de aparcamiento de color verde, las que se reservan para los residentes. ¿El motivo? Estos lugares de estacionamiento están ocupados por coches que no tienen el distintivo para poder aparcar en las zonas verdes. Esta vecina en cuestión se cansó de denunciarlo al Concello de Santiago y también a TUSSA y, muy sorprendida, nos enviaba la contestación que le daban desde la empresa: Los controladores se niegan a entrar en el barrio, más concretamente en esa calle, en la Rúa Touro, porque han sufrido agresiones verbales e incluso han visto peligrar su integridad física. Los trabajadores no acudirán al barrio, a no ser que vayan escoltado con agentes de la Policía Local.

Contestación de Tussa al correo electrónico de una vecina de la Almáciga

Contestación de Tussa al correo electrónico de una vecina de la Almáciga

Esta situación sigue igual, así es que le hemos preguntado al gobierno local por posibles soluciones: son conscientes de que hace falta mayor presencia policial con efecto disuasorio, para evitar comportamientos delicitivos o faltas, pero en lo que se refiere al control de la zona verde, el concejal de seguridad y tráfico anuncia la posible incorporación en la ciudad de un vehículo conocido como "multa móvil".

Es una medida que ya se aplica en otras localidades gallegas: se trata de un vehículo que lleva instalado un lector de matrículas y que supondría, en la práctica, que los controladores no tuviesen que vigilar a pie, sino que, sin bajarse del vehículo, podrían saber qué coches están estacionados en zonas en las que no tienen permiso para hacerlo o cuáles no han abonado el precio de la zona azul.

De momento no hay fecha para su puesta en marcha, solo la intención del gobierno local, que ya ha visto de primera mano cómo funciona en otros sitios de Galicia.

Lo más