Boletín

ARMADA

Gran expectación en Ferrol con las visitas guiadas al submarino “Mistral” de la Armada Española

Se formó una gran cola a las puertas del Arsenal Militar que tuvo que limitar el acceso por falta de capacidad

La respuestas de los ciudadanos fue mayoritaría

La respuestas de los ciudadanos fue mayoritaría

Europa Press

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 17:44

La gran expectación de los ciudadanos y el interés por poder visitar el submarino “Mistral”, uno de los tres de la Armada Española, que está desde el mediodía de este domingo atracado en el Arsenal Militar de Ferrol, ha motivado que centenares de personas se dieran cita a primera hora de la tarde de este lunes, desde las 16,00 horas, a las puertas de las instalaciones militares, y que ha motivado que muchos de ellos se hayan tenido que ir sin poder cumplir su deseo, debido a la limitación de los grupos para realizar la visita.

Así, poco después de las 16,15 horas, un oficial de la Armada procedía al recuento de las personas en la cola y comunicaba a todos aquellos que no podrían realizar la visita, por temas de capacidad, la imposibilidad de acceder al recinto militar.

El sumergible estará en Ferrol hasta el próximo miércoles, 27 de marzo, y podrá ser visitado de nuevo en la tarde de este martes, de 16,00 a 19,00 horas.

El comandante del “Mistral”, Jorge Garrido, ha manifestado que “el submarino Mistral es el tercero de su clase, construido por la antigua Bazán, hoy Navantia, en su astillero de Cartagena (Murcia) y fue botado en el año 1983, siendo entregado a la Armada en el mes de junio de 1985, por lo que está a punto de cumplir 34 años”.

MISIONES

Según el comandante del buque de este submarino “se trata de una unidad capaz y eficaz de cumplir con todas las misiones, principalmente de inteligencia, de comunicaciones, de imágenes, de guerra electrónica, además de libertad de acción a las fuerzas de superficie, con el control del mar, negando el espacio al enemigo, a través de nuestros torpedos y minado, además de tener la misión de infiltración de equipos especiales sobre la costa”.

Con respecto a las misiones realizadas recientemente, Garrido ha destacado “operaciones de control de migración y de lucha contra el terrorismo, además de participar de diversas maniobras tanto nacionales como internacionales”.

CONVIVENCIA

En cuanto a la vida a bordo de un submarino, el militar ha trasladado que “la dotación está compuesta por 67 personas, en donde la limitación bajo el agua la ponen los víveres y en donde podríamos estar 30 días sumergidos y sin tocar puerto”, a unos 300 metros de profundidad. En cuanto a la vida a bordo ha asegurado que “es una vida de mínimos, en donde hay mínima intimidad, muy poco espacio, muy poca luz, poco confort y las limitaciones son muy limitadas”.

Jorge Garrido ha asegurado que como contraprestación “tenemos una vida de máximos, con un máximo sacrificio, compañerismo, hacemos un único equipo entre todos, profesionalidad y máxima responsabilidad desde el marinero hasta el último, y lo que nos diferencia es la vocación, ya que somos todos voluntarios”, ha sentenciado.

Lo más