Se enfrenta a 36 años de prisión por abusar sexualmente de dos menores y obligar a otro niño a verlo

Comienza el juicio en la Audiencia de A Coruña 

Audiencia Provincial de A Coruña

Audiencia Provincial de A Coruña 

Redacción A Coruña

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 09:31

Comienza en la Audiencia Provincial de A Coruña el juicio a un acusado de abusar sexualmente de dos menores de obligar a un tercero a presenciar los hechos. La fiscalía pide 36 años de prisión para este hombre. La vista oral arranca este martes, con sesiones hasta el jueves.

El ministerio público sostiene en su calificación que el hombre se aprovechó de la amistad que tenía con los padres de dos de las víctimas. Acudía con frecuencia al domicilio de los niños, en el partido judicial de A Coruña, sobre todo los fines de semana y en períodos estival. Muchas veces, los niños estaban acompañados por otro menor. A todos, el procesado les compraba golosinas o pagaba consumiciones en los establecimientos a los que acudían.

El 10 de abril de 2018, el hombre invitó a los niños a su casa bajo la promesa de que les daría una equipación de fútbol. Lo hizo, según el escrito de la fiscalía “aprovechándose de la situación ventajosa” y “de las facilidades que le proporcionaba la vinculación cuasi/familiar” con los padres de los menores. Una vez en la vivienda, convenció a los menores para ver una película pornográfica y llegó a exhibirles varias escenas en el móvil.

Así, “tras provocarles una sensación de normalidad en comportamientos de esa índole sexual”, convenció a los niños para que se desnudaran, y él también lo hizo. A continuación, requirió a los dos menores que le hiciesen una felación. A uno de ellos, una niña, le “llegó a tocar con sus dedos los órganos genitales”, según resalta el escrito de acusación. Al tercer menor “lo indujo” a presenciar los hechos.

La Fiscalía considera al hombre culpable de varios delitos, entre ellos dos de abuso sexual, por los que suma penas de 36 años de prisión. Pide además la prohibición de acercarse a los menores a menos de 500 metros o de contactar con ellos por cualquier medio. La menor, según el escrito de la fiscalía, ha sufrido un trastorno por estrés postraumático tras el abuso.

Lo más