Boletín

Apuñala a un hombre por una discusión de tráfico y alega que “se le cruzaron los cables”

Se celebra en A Coruña el juicio por un homicidio en grado de tentativa en el barrio de Os Mallos.

Audiencia Provincial de A Coruña

Audiencia Provincial de A Coruña 

Noela Bao

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 17:37

Se le cruzaron los cables. Esta fue la explicación que dio ante el juez un hombre acusado de apuñalar a un vecino de A Coruña para explicar por qué le clavó una navaja tras una discusión de tráfico. Los hechos ocurrieron en junio de 2018 en el barrio de Os Mallos de la ciudad herculina, y hoy ha comenzado en la Audiencia Provincial la vista oral en la que se juzga al agresor por un homicidio en grado de tentativa.

Según destaca la fiscalía, acusado y agredido discutieron por asuntos de tráfico en la calle Mariscal Pardo de Cela y la charla terminó con un acuchillamiento que provocó a la víctima una herida de gravedad en la axila. Según el acusado, la víctima le pegó un bocinazo, lo insultó y propinó dos golpes, uno a él y otro a su mujer.

Tras intercambiar una serie de insultos, el hombre declaró que “se le cruzaron los cables” y sacó la navaja para “asustar” al joven que le habría increpado. Según su relato, él no lo habría atacado, sino que la víctima “se abalanzó” hacia él y “se clavó” el objeto punzante él mismo.

LA VÍCTIMA NIEGA EL ENFRENTAMIENTO

La versión de la víctima difiere notablemente de lo relatado por el acusado. El vecino agredido reconoce que le llamó la atención por la lentitud a la que circulaba, pero niega cualquier tipo de enfrentamiento. Según relató, tras este toque de atención él metió el coche en el garaje. Cuando salió, vio que el acusado “zarandeaba” a uno de sus hijos menores y le llamó la atención.

"Ví que se ponía nervioso y que hacía un movimiento extraño. Levanté el brazo para protegerme porque pensé que me iba a dar un puñetazo y de repente ya noté que estaba sangrando", ha relatado, al tiempo que reiteró que "en ningún momento" tuvo "el más mínimo enfrentamiento o roce" con el procesado. Añadió que “fue un milagro” que sobreviviese, puesto que el navajazo en la axila quedó, “a un centímetro del pulmón y el corazón”.

La Fiscalía pide para el acusado nueve años de prisión por un delito de homicidio en grado de tentativa, además del pago de una indemnización de 33.170 euros a la víctima.

Lo más