Agricultura

APAG Extremadura ASAJA abandona la mesa del convenio del campo tras "la invasión" a su sede de Mérida

La organización agraria exige a UGT, CCOO, UPA y COAG que "condene" el acto del colectivo 25-M. APAG ha denunciado los hechos ante la Policía

Audio

Fabián Vázquez

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 12:35

La organización agraria APAG Extremadura ASAJA ha presentado una denuncia ante la Policía Nacional en la que muestran "la invasión" sufrida este lunes en su sede de Mérida por un colectivo denominado "25 de marzo" al que el presidente de esta organización, Juan Metidieri, ha calificado de "personajes". Estas protestas, según el colectivo, fueron para exigir la aplicación de la subida del salario mínimo interprofesional en el nuevo convenio del campo que se está negociando. 

Metidieri ha calificado estos hechos como "un ataque a la libertad y a la Democracia", además de anunciar que su organización agraria "abandona la mesa del convenio del campo" hasta que el resto de las partes, UGT, CCOO, UPA-UCE y COAG "condenen" ese ataque sufrido por los trabajadores de APAG y además se cuestiona "por qué no entraron en la sede de UPA" cuyas oficinas están próximas a las de la sede de APAG. 

Por esta razón, la organización "invita" a empresarios y trabajadores a que negocien "ambas partes, dentro de los márgenes legales", la aplicación del nuevo salario mínimo ya que "va a ser difícil" que el nuevo convenio del campo salga adelante, si no hay condena por el resto de la mesa del convenio agrario. 

Desde APAG Extremadura ASAJA critican que esa Asociación 25-M ha pretendido "ensuciar el nombre de APAG Extremadura ASAJA e insultar a todos los asociados". Además Metidieri ha añadido que "las lecciones las da quien puede" y añade que "estos señores son los menos indicados para darnos a nosotros lecciones de las tareas y de cómo se desarrollan las peonadas en el campo", cuando "jamás han dado una peonada en el campo"

LA FRUTA

Por otro lado, a preguntas de los periodistas sobre las consecuencias de la subida salarial, ha señalado que el sector de la fruta será "el que más se va a resentir" por la actualización del salario mínimo, ya que, al igual que el resto de producciones, vive una "crisis de precios" que mermará su rentabilidad. "Tenemos unos precios ruinosos que están condenando a las explotaciones, unas al cierre y otras a arrancar parte de la producción", ha dicho Metidieri, quien ha asegurado que hay fruticultores que ya le han "certificado" que, una vez recogida la fruta de esta campaña, arrancarán entre el 20 y el 40 por ciento de sus árboles.

Con ello, ha vaticinado que en los próximos años se reducirá la capacidad de generación de empleo del sector, de tal forma que si ahora hay falta de mano de obra, en un futuro ocurrirá "lo contrario".

"VERANO CALIENTE"

Sin embargo, desde el colectivo 25 de marzo vaticinan un "verano caliente" y aseguran que van a seguir con las protestas para exigir esta aplicación del nuevo salario mínimo en el campo extremeño y llaman a la movilización a los 65 mil agricultores y ganaderos de la región. 

En un comunicado señalan que el acto del lunes sirvió para "señalar con el dedo" a esta organización agraria "como uno de los principales responsables de la situación laboral del campo en nuestra comunidad". Por esta razón "nos manifestaremos en Mérida el próximo martes 18 de junio, a las puertas de la Asamblea de Extremadura, para denunciar las condiciones laborales en el campo y la pasividad y responsabilidad en ello del gobierno extremeño", añaden, a partir de las 9 de la mañana.  Esta manifestación coincide con la constitución de la X Legislatura en el parlamento regional. 

 

Lo más