Informe FORESSA

El 23,2% de los extremeños están en exclusión social, la segunda cifra más alta del país

VIII Informe Foessa sobre Exclusión y Desarrollo Social en España señala que el 23,2% de los extremeños están en exclusión, sólo por detrás de Canarias

Audio

Redacción. Extremadura

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 08:32

El 23,2 por ciento de los ciudadanos extremeños se encuentra en exclusión social, según el VIII Informe Foessa sobre Exclusión y Desarrollo Social en España presentado por esta fundación vinculada a Cáritas. Extremadura se sitúa por lo tanto como la segunda región española con mayor porcentaje de población en exclusión social, sólo superada por Canarias. Una cifra por encima de la media nacional, que sitúa las personas en exclusión en el 18,4 por ciento.

Además, este informe refleja que el 15,8 por ciento vive en riesgo de exclusión moderada y el 7,4 en riesgo de exclusión severa, aunque en este último caso el dato de Extremadura es inferior al de la media nacional, que se sitúa en el 8,8 por ciento. Además, de acuerdo a este estudio, cerca de un 4 por ciento de la población extremeña reside en viviendas inseguras y en torno a un 9 por ciento en viviendas inadecuadas.

En la elaboración de este informe ha participado, entre otras personas, Jesús Pérez Mayo, director de Cáritas Diocesana de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz, que en declaraciones a COPE Extremadura ha señalado que "la sociedad está saliendo de la crisis, aunque más debilitada", algo que se nota en las personas que peor lo han pasado, ya que "han salido más precarizados", un hecho que se nota en nuestra región.

MEDIA ESPAÑOLA 

En el conjunto del país, dos millones de españoles, un total de 800.000 hogares, viven con la incertidumbre de quedarse sin vivienda, que se ha convertido en el principal factor de exclusión social, por encima del desempleo. Así lo constata este informe, según el cual 8,5 millones de personas, el 18,4 por ciento de la población, se encuentran en exclusión, lo que supone 1,2 millones más que en 2007.

Para la mitad, 4,1 millones, esa exclusión es severa; dentro de ellos se encuentran los «expulsados» de la sociedad, que hoy son 1,8 millones de ciudadanos, el triple que los 600.000 que lo estaban antes de la crisis.

En esa desigualdad, la vivienda se ha erigido, más que el desempleo, como el principal factor de exclusión social: el alquiler se ha encarecido un 30 % en dos años, el 11 % de la población vive bajo el umbral de la pobreza una vez ha sufragado los gastos derivados de la casa y el 4 %, dos millones de personas que viven en 800.000 hogares, lo hacen con la incertidumbre de quedarse sin un techo.

Lo más