Estudio

"En 2020 se encenderán las alarmas en Extremadura si no se frena la salida de jóvenes"

El último informe del Club Senior de Extremadura señala que hemos perdido más de 79.000 jóvenes desde el año 2000

Audio

Fabián Vázquez

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 14:14

"Si no se pone remedio a la salida de jóvenes de Extremadura, ya el año que viene, en 2020 se encenderán las alarmas". Es lo que dice el Club Senior de Extremadura en su último informe titulado “Un futuro sin jovenes sin futuro. ¿Qué le depara a la joventud Extremeña?” y que hoy han presentado en el Parador de Turismo de Mérida el presidente de este foro, José Julián Barriga, y el sociólogo de la Universidad de Zaragoza, Alessandro Gentile, uno de los autores del estudio.

Los datos no son nada esperanzadores "si no se pone remedio cuanto antes". En los últimos años, en concreto desde el año 2.000, Extremadura ha perdido 79.045 jóvenes, es decir, un 19% del total, situando la cifra actual (al cierre de 2018) en los 217.577. La evolución ha sido de una pérdida de población joven "entre los 12 y los 30 años de 4.400 al año desde el comienzo de la crisis económica y el ritmo de pérdida de jóvenes en edad laboral fue de 2.533 anuales entre los años 2011 y 2016". 

Alessandro Gentile ha señalado por su parte que estos datos deben revertirse cuanto antes "haciendo políticas contundentes para fijar población y consiguiendo el retorno de los que se han ido" porque ya en 2020 se encenderán todas las alarmas al quedarnos por debajo de los 200.000 jóvenes en Extremadura. 

Además ha especificado que casi la mitad de los universitarios extremeños eligen estudiar fuera de Extremadura. En concreto el 42% eligen otra región española para cursar sus estudios y 7 de cada 10 de ellos eligen las universidades de Sevilla, Madrid y Salamanca. Aunque entre 2015 y 2016 se produjo otro dato preocupante ya que fuimos la tercera Comunidad Autónoma con más jóvenes que ni estudian ni trabajan, es decir, los llamados 'NINIs'

"Al salir fuera de la región, muchos se asientan en aquellos lugares donde estudian", asegura el experto, por lo que insiste en esa necesidad de hacer políticas para generar un empleo de calidad y también medidas contundentes para facilitar el retorno de los que se han ido. 

Esta pérdida de población joven se nota sobre todo en el entorno rural y en las pequeñas ciudades, ya que por ejemplo las dos capitales de provincia han ganado población (Badajoz y Cáceres) y la capital extremeña se ha mantenido estable (Mérida). 

Lo más