Boletín

MEDIO AMBIENTE

La Junta de Desagüe de l'Albufera se siente “totalmente abandonada” ante la gestión del lago del Ayuntamiento

El secretario de la Junta critica duramente las últimas decisiones del consistorio y centra su atención en la figura del vicealcalde Sergi Campillo

Audio

Imagen de l'Albufera de Valencia | Europa Press

Ramón Pérez

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 14 ago 2019

El debate sobre l'Albufera y sus alrededores continúa coleando. Durante las últimas fechas, este lago natural, ubicado al sur de la capital valenciana, se ha erigido como el principal epicentro con motivo de las quejas suscitadas por acontecimientos como la disputa por el nivel del agua o por la muerte de especies autóctonas en el Tancat de la Pipa. Los principales afectados, aquellas personas que trabajan y viven del entorno de este lago natural, se sienten desamparados mientras que formaciones políticas de la talla del Partido Popular de la Comunidad Valenciana (PPCV) se han mostrado preocupadas por esta situación y han mostrado su queja ante el primer edil de la capital valenciana, Joan Ribó (Compromís).

En declaraciones ante los medios de comunicación después de la reunión mantenida con la portavoz del PPCV en el Ayuntamiento de Valencia, María José Català, el secretario de la Junta de Desagüe de l'Albufera, José Pascual Fortea, ha querido denunciar la situación de abandono que sufre el popularmente conocido lago natural y su entorno. “Estamos totalmente abandonados”, ha criticado en una clara referencia al consistorio que encabeza Joan Ribó. “Viene el otoño con sus lluvias, y con el calor de septiembre, es muy fácil que se produzcan. Si hubiese algún reventón de mota y se echara a perder el arroz, los desperfectos no entrarían en el seguro. Hemos enviado [una queja] por registro de entrada al Ayuntamiento de Valencia, al alcalde, que será el responsable del Ayuntamiento de aquello que pueda pasar”, ha explicado Fortea en relación con la petición que realizaron los agricultores de l'Albufera a Acció Ecologista Agró – organización no gubernamental centrada en defender los derechos del campo valenciano – sobre este escenario.

Sobre la reciente dimisión del alcalde de Valencia, Joan Ribó, como presidente honorario de la Junta de Desagüe de l'Albufera – que se produjo por desavenencias relacionadas con la gestión del nivel del agua del lago –, el también presidente de la Comunidad de Regantes de Sueca ha centrado su atención en la figura de Sergi Campillo, vicealcalde de Valencia y concejal delegado de Conservación de Áreas Naturales y Devesa – Albufera. “Siento más cobarde a Sergi Campillo que a Ribó, porque fue el primero que me dijo: “así no, así no”. Entonces, ¿tú qué quieres? ¿Estar en la cresta de la ola para decir que...? Bueno, no quiero hablar de esto, porque es que...”, ha criticado Joan Carles Fortea en declaraciones ante los medios de comunicación, quien ha preferido no expresar su opinión al completo acerca de esta polémica visiblemente enfadado.

Lo más