• DIRECTO

    La Tarde

    Pilar Cisneros y Fernando de Haro

OPERACION ABIERTA

Falsos billetes de 50 euros desencadenan un crimen y una redada policial en Valencia

Han sido detectados en el Distrito marítimo de Valencia y todo apunta a que motivaron la reyerta mortaal de anteanoche entre un quisoquero y un "okupa".

Billetes falsos de 50 euros

Luis M. Agudo

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 10:02

El crimen de anteanoche en el Cabañal, donde un quiosquero argentino mató a cuchilladas a un “okupa” tras una fuerte discusión y se entregó luego en comisaría asegurando que lo hizo en “legítima defensa”, al parecer tuvo como motivo de la disputa que la víctima pagó presuntamente en el quiosco con un billete de 50 euros falso.

Vecinas del barrio del Cabanyal han asegurado que el supuesto agresor es una "bellísima persona" y actuó en "defensa propia" porque la víctima le amenazó con matarlo a él y a su familia.

Los hechos se produjeron sobre las 23 horas del miércoles, cuando el propietario de un quiosco situado en la calle de l'Omet, de origen argentino, confesó ante la Policía que había apuñalado a un hombre en "legítima defensa".

Los agentes se trasladaron hasta la calle Montán -a escasos metros de la comisaría- y localizaron en medio de la calzada al hombre, que tenía numerosas heridas de arma blanca en el torso, espalda y cuello sin que la intervención sanitaria posterior pudiera evitar su muerte.

Según el testimonio de algunas vecinas, al parecer, ambos llevaban varios meses discutiendo por un billete falso de 50 euros con el que la víctima intentó pagarle. El día anterior a la reyerta, se sucedieron las discusiones entre los dos.

Se da la circunstancia de que sólo unas horas antes cinco jóvenes, de entre 19 y 31 años, habían sido detenidos no muy lejos, en el distrito de Marítim de València tras pagar también sus consumiciones en un local de ocio con billetes falsos de cincuenta euros y tener más en su poder. Fueron arrestados como presuntos autores de un delito de falsificación de moneda.

Todo ocurrió, según se ha sabido ahora, sobre las tres y media de la madrugada del pasado lunes, cuando los jóvenes, de origen afgano y español, abonaron tres consumiciones consecutivas con billetes de cincuenta euros. La camarera se percató en el último pago que el billete no era auténtico y avisó al responsable del local, que comprobó que los otros tampoco lo eran y por ello, exigió a los jóvenes que pagaran con moneda real, a lo que estos se negaron. En ese momento llamó a la Policía y uno de los jóvenes se dirigió al aseo. Cuando salió, el responsable registró el baño y localizó otros tres billetes de cincuenta euros, también falsos. Los agentes identificaron a los jóvenes y en el cacheo de seguridad requisaron cuatro billetes falsos más, con los que sumaban diez en su posesión. 

Los jóvenes, dos con antecedentes policiales, fueron detenidos de inmediato por un presunto delito de falsificación de moneda y ya han pasado a disposición judicial.

Lo más