COPE

La cartelera se anima con estrenos importantes de cine español y con estrellas que vuelven por Navidad

Con las fechas navideñas tan cercanas se multiplican los estrenos y aumenta la calidad de la oferta.

Audio

Carles Villeta

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 20:11

Se van animando las distribuidoras de cine a la hora de incorporar títulos a la cartelera, y eso se acaba notando en la oferta que nos llega. Aún así habrá que esperar un poco más para ver los títulos de mayor calado en esta lucha por intentar guardar las cartas que les permita no coincidir, con el propósito de llevarse la mayor cuota de público posible. En las actuales circunstancias, también las salas de cine han alzado la voz en la Comunidad Valenciana por verse discriminadas a la hora de dictar unas normas de seguridad que no se han modificado desde el final del confinamiento. Pese a las repetidas peticiones para reunirse con el Consell no han obtenido respuesta hasta esta misma semana, cuando la orden ya estaba publicada y les sigue impidiendo la venta de comida (palomitas), o modificar un aforo que consideran insuficiente para hacer frente a las pérdidas que están padeciendo. A pesar de no haber contabilizado ni un sólo caso en sus salas, y de las medidas de distancia que aíslan espectadores, incluyendo un sistema de renovación de aire permanente en los cines, continúan trabajando con un aforo del 50% en el que la experiencia queda incompleta sin ese “tentempié” clásico de las palomitas que les reportan importantes beneficios.

Aún así, seguimos disfrutando del buen cine que nos llega. Esta semana con las siguientes películas que nos analiza, como es habitual, nuestro crítico Eduardo Casanova.

EL VERANO QUE VIVIMOS


Reconociendo su excelente factura técnica y los medios empleados, lo que nos cuenta no deja de ser un melodrama de manual con pasiones prohibidas y amores frustrados por circunstancias desgarradoras. Sin embargo, seduce gracias sus matices poéticos y se beneficia de los bellos parajes en que mayormente transcurre, retratados con una espléndida luminosidad.

  • Left6:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

La introducción se sitúa en Galicia, en 1998. En la redacción de un diario local se presenta Isabel, dispuesta a completar sus prácticas de periodismo. El director le encomienda que supervise las esquelas. Le sorprende que cada 15 de septiembre alguien envíe un obituario dedicado a la difunta Lucía. La curiosidad le permitirá descubrir el intenso romance que ocurrió 40 años atrás en una finca vinícola de Jerez de la Frontera.

CONTAGIO EN ALTA MAR


Si nos atenemos exclusivamente a su argumento, no aporta nada especialmente original, pero las virtudes de esta producción irlandesa radican en su corrección técnica y coherencia narrativa. No abusa de artificios y sin un gran derroche de medios satisface las limitadas expectativas que genera. Su puesta en escena le confiere una personalidad singular, e incluso siendo previsible se permite sorprender con pequeños detalles, sin decaer en ningún momento. Alejada de cualquier pretenciosidad, funciona dignamente como película de serie B que navega bien entre el terror y el suspense.

La introvertida Siobhán se embarca en un pesquero con intención de realizar las prácticas de sus estudios científicos sobre el comportamiento de la fauna marina. El hecho de ser pelirroja causa cierta inquietud a la tripulación, porque la tradición lo asocia al mal fario. Los peores presagios se cumplen cuando una especie de finas medusas se pegan al casco y comienzan a derretir la madera. Sin embargo, ese efecto es irrelevante comparado con el virus letal que esparcen por el buque.

EN GUERRA CON MI ABUELO


Ver a Robert De Niro encabezando el reparto de una comedia familiar, nos trae los recuerdos de la notable Los padres de ella (2000); pero si las comparaciones son odiosas, este caso serviría de claro ejemplo. Exceptuando un par de gags desternillantes, el resto del metraje se pierde en tontunas, secuencias forzadas y momentos de vergüenza ajena. Se limita a transcurrir a buen ritmo concatenando incidentes de eficacia desigual. Además, el bienintencionado mensaje sobre las guerras que contiene el libro infantil de Robert Kimmel Smith, en el cual se ha inspirado, termina diluyéndose casi por completo.

Tras un pequeño percance, el abuelo Ed se muda a casa de su hija. Todos parecen contentos o al menos resignados, salvo Peter, quien ha tenido que cederle su habitación e instalarse en el inhóspito desván. Dispuesto a recuperar terreno, ideará todo tipo de trampas con la intención de volver a disfrutar del espacio que le ha sido arrebatado.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

La Tarde

Pilar Cisneros y Fernando de Haro

Reproducir
Directo La Tarde

La Tarde

Pilar Cisneros y Fernando de Haro

Escuchar