COPE

HISTORIA DE VALENCIA

Buscando en nuestra historia la luz al final del túnel

Hemos vivido numerosos episodios dramáticos en nuestra historia que ponen de manifiesto nuestro espíritu de superación

Audio

Carles Villeta

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 21:42

Estamos viviendo unos momentos históricos, que para muchos parecen únicos, con una Pandemia que está provocando miles de muertos por todo el mundo, y haciéndonos vislumbrar un futuro muy muy negro.

Pero no es algo excepcional. A lo largo de nuestra historia, en Valencia se han producido episodios dramáticos, que con tesón y grandes liderazgos, los valencianos hemos sabido superar.

Hoy en nuestra sección de Historia de València, Jesús de Salvador nos ofrece motivos para la esperanza con el recuerdo de algunos episodios que ponen en contexto nuestro espíritu de superación.

Hace algo más de 500 años, en concreto el 27 de septiembre de 1517, se vivió la peor riada de la historia de Valencia tras llover durante 40 días, con cientos de muertos, unas 200 casa arrasadas, los puentes de las cuatro puertas, la del Mar, la Nueva, la del Palacio Real y la de Serranos, afectando también un poco al de la Trinidad, destrozados, y todas las calles cubiertas de agua. Según la historia de Valencia de Gaspar Juan de Escolano: “Pareció un retrato del diluvio de Noé”, y este fue el inicio de una serie de calamidades.

La catástrofe de la naturaleza precipitó más rápidamente la crisis económica que se cernía sobre los gremios, que además basándose en un privilegio de Fernando el Católico, y así hacer frente a las incursiones de Piratas Berberiscos (de ahí viene la expresión de: "no hay moros en la costa"), pudieron armarse para combatirlos. Al difícil momento económico se añadió la puntilla de sufrir la Peste del verano de 1519, que precipitó el proceso de la Germanía, al no cumplir el estamento gubernamental-nobiliario sus obligaciones y abandonar el Cap i Casal.

Ya sabemos que con esta revuelta llegaron casi tres años de guerra civil, con toda la crueldad que una lucha fraternal conlleva, y cuando terminó se produjeron los lógicos juicios (Consejos de Guerra) y reparaciones de guerra. Una situación de represión agravada con una València que aún estaba más que empobrecida. Fue entonces cuando llegó el gobierno firme y decidido, algunos lo califican de duro, e incluso cruel, de Doña Germana de Foix. Mujer de vida azarosa y algo criticada, reina, viuda de Fernando el Católico, Virreina de Valencia, primero con Juan de Brandenburgo -Ansbach de 1523-1525, y después con su tercer marido hasta 1536, el Duque de Calabria, Fernando de Aragón, quien, curiosamente, fue preso años atrás en Játiva por el rey Católico de quien enviudó Doña Germana que acabaría convertida en su esposa.

Todos ellos fueron nombrados virreyes por Carlos el Emperador, I de España y V de Alemania. Crearon un gobierno a modo de Corte, rememorando las cortes francesas e italianas en las que vivieron respectivamente los Duques de Calabria y que trasladaron a Valencia, y aunque ella falleció en 1538, él prosiguió su gobierno hasta su muerte en 1550.

Durante su virreinato, llegó el perdón general a los agermanados en 1528, y la recuperación, contando con instituciones culturales como la Universidad de Valencia que oficialmente había comenzado a funcionar al principio del siglo, como Estudi General en 1499.

Si al principio de siglo contamos con artistas como Rodrigo de Osona y Paolo de San Leocadio que introducen el Renacimiento en España a través de Valencia, para finalizar el siglo tuvimos un formidable grupo de intelectuales como Guillen De Castro, Gaspar Aguilar, o Tomás Cerdán de Tallada, entre otros, que conformarían la Academia de Nocturnos, como gran círculo intelectual del momento, siendo frecuentado, al igual que los corrales de Comedias de Valencia como el Corral de la Olivera o el Corral de las Comedias, por nada más ni nada menos que el gran dramaturgo Lope de Vega y Carpio durante varios años. Muy recomendable para entender este momento histórico el libro publicado en 2019 por Sergio Villanueva “El secreto de los nocturnos”.

Como colofón de ese periodo, se produciría una gran boda real en 1599, oficiada por el Arzobispo de Valencia, San Juan de Ribera. El 18 de abril se casarían el rey Felipe III y Margarita de Austria, en la Catedral de Valencia, gracias a Francisco Gómez de Sandoval y Rojas, Marqués de Dénia y futuro Duque de Lerma. Una boda que resultó ser doble porque también se casaron los respectivos cuñados: Isabel Clara Eugenia de Austria, hermanastra de Felipe III contrajo matrimonio con Alberto de Austria, hermano de Margarita de Austria.

Hubo grandes Fastos, y un doble banquete, pues al domingo siguiente hubo otro en la Lonja, donde incluso desapareció parte de la cubertería de plata. Esta celebración provocó incluso la modificación de la Puerta de los Apóstoles de la Catedral de Valencia, eliminando el parteluz de la entrada para facilitar el acceso de la Reina que llegó en un caballo blanco. Una gran boda que no fue la única Real en Valencia pues antes estuvieron la de 1348 y la de 1415, donde el Cap i Casal supo demostrar cómo se viven las grandes celebraciones en estas tierras.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo El Partidazo de COPE

El Partidazo de COPE

Con Juanma Castaño

Escuchar