COPE

Los cultivos rurales, bajo amenaza

La falta de medidas desde la Administración aumenta el riesgo de desequilibrio entre el cultivo agrícola y la fauna salvaje

ctv-rt1-conejo-1

Raquel Brisa

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 10:14

Ratas, cucarachas, termitas y mosquitos: estas son las últimas cuatro plagas que más pérdidas económicas han generado en el sector agrícola en España, según publicó la revista científica Nature. Este año, una nueva especie entra en el ranking de plagas invasoras de los cultivos españoles, concretamente en los viñedos de Utiel y Requena. Más grandes que sus competidores, y aparentemente más simpáticos, los conejos se han convertido en una nueva amenaza para uno de los tesoros de la tierra valenciana: la viticultura.

Los responsables de la Asociación Valenciana de Agricultores señalan la fauna salvaje como la causante de las pérdidas económicas anuales estimadas en 30 millones de euros al año. Esta tendencia ha aumentado aún más este último año, hasta un 20%, por las nuevas restricciones impuestas a la caza y la escasa presencia humana en el campo debido a la pandemia.

Entre los daños causados por la fauna salvaje destacan el ataque a los sistemas de riego, los troncos de los árboles, viñedos y frutas, así como la transmisión de enfermedades a la ganadería, como la sarna en el caso de las cabras montesas y la peste porcina en el caso de los jabalís. Incluso ha llegado a darse el ataque animal a los propietarios de las explotaciones agrícolas en sus propios terrenos, “por no hablar de los accidentes de tráfico” añade el Juan Salvador Torres, secretario general de AVA.

En la comarca de Utiel, las obras del AVE se han convertido en el nuevo hogar de centenares de conejos. Las comarcas interiores son las más afectadas, aunque las plagas se han desplazado hasta la costa valenciana por la falta de medidas. La Administración asegura reconocer el problema, pero las voces del sector apuntan a una discriminación del mundo rural frente a la aplicación de medidas contundentes con las plagas de ratas, cucarachas y mosquitos en las ciudades. “Nos sentimos indefensos” lamenta Torres.

“Un agricultor afectado por este tipo de situaciones puede hacer poco, a menos que esté dentro de un coto de caza” explica el secretario general. En caso contrario, debe trasladar a Conselleria los daños que está sufriendo y solicitar permiso para cazar dichas especies en el período correspondiente. La única opción que queda en manos de los agricultores es vallar los terrenos, solución insufciente para el sector. “Pretender vallar todos los campos de la Comunidad Valenciana es aberrante y sin sentido” critica Torres.

Desde AVA piden a las autoridades públicas trabajar para compatibilizar el cultivo y la fauna, alcanzando una población moderada de las especies salvajes. La Asociación Valenciana de Agricultores ya tiene los ojos puestos en las nuevas tendencias de la fauna y señala el crecimiento notable de jabalís, conejos, cabras montesas y ardillas en el último período.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo