• DIRECTO

    Tiempo de Juego

    Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

BBVA RESEARCH

EL BBVA cree que la desaceleración no llegará a mayores y descarta una nueva crisis

Según Rafael Domenech, economista jefe del BBVA, el frenazo es más intenso de lo previsto pero no va a ir a más y la economía valenciana va a crecer.

Audio

Santi P / BBVA

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 15 nov 2019

En concreto, BBVA Research prevé que la economía valenciana cree 74.000 puestos de trabajo entre el final de 2018 y diciembre de 2020 y reduzca la tasa de paro hasta el 13,3%. Las previsiones de crecimiento del PIB para la Comunitat, del 2,0% en 2019 y del 1,4% en 2020, son coherentes con la continuación de la recuperación del empleo, aunque la ocupación aún se situaría un 6,4% por debajo del nivel precrisis al final del período.

En el primer semestre de lo que llevamos de 2019, la Comunitat Valenciana continuó creciendo a un ritmo similar al de 2018, en torno al 0,5% trimestral. Sin embargo, la última información disponible apunta a que la actividad se desacelera en la segunda parte del año, en la que el crecimiento trimestral se podría situar alrededor del 0,2-0,3%. Por ello, BBVA Research prevé que el PIB de la Comunitat crezca un 2,0% en 2019 para desacelerarse hasta el 1,4% en 2020. Pese a todo y si se cumple, la región enlazaría siete años de recuperación.

En este contexto, diversos factores explican el menor ritmo de crecimiento de la economía valenciana. Así, la demanda interna muestra una mayor desaceleración que la esperada, principalmente, por la ralentización del gasto de los hogares valencianos. Esto se debe al agotamiento de la demanda embalsada durante la crisis y de los efectos de las políticas expansivas, elementos que actuaron de soporte en años anteriores. No obstante, esta desaceleración está siendo menos intensa en la región que en el resto de España. De la misma forma, la inversión en maquinaria y equipo podría moderar su avance y la de vivienda seguirá contribuyendo favorablemente a incrementar la actividad, pero con menor dinamismo.

Además, durante los primeros nueve meses de 2019, la evolución de la demanda externa ha sido favorable, apoyada principalmente por el buen comportamiento del turismo nacional (Domenech habla de "una bendición") que, con un crecimiento superior al 5%, ha compensado la caída de turistas extranjeros. Por otro lado, las ventas de bienes también se han visto impulsadas por los bienes de equipo y la recuperación del sector automotriz.

Y aún en el caso de que el pronóstico errase y al final tuvieramos una crisis, lo que certifica el BBVA es que esta vez se ha aprendido la lección y "nos pilla mucho mejor preparados". 

Audio

Entre los factores de incertidumbre por despejar, el BBVA señala para la Cv su alta dependencia del mercado británico con el brexit en el horizonte que sigue representando uno de los riesgos más evidentes. La región, podría estar entre las comunidades más afectadas por su elevada exposición, ya que el gasto turístico británico representa el 2,3% del PIB valenciano y las ventas a Reino Unido suponen el 2,2% del PIB regional.

Además, hay que añadir el aumento de las tensiones comerciales entre Estados Unidos, China y la UE, que también condiciona la evolución del sector exportador. La región podría verse más afectada por este contexto dado el mayor peso sobre el total de los productos sujetos directamente o indirectamente a aranceles. No obstante, la Comunitat Valenciana ha mejorado su competitividad por encima del promedio nacional, lo que la posiciona algo mejor ante la debilidad que se prevé en el sector exterior.

A nivel doméstico, la incertidumbre de política económica se mantiene elevada y podría estar afectando a las decisiones de gasto de familias y empresas, lo que ha contribuido al aumento de la tasa de ahorro de los hogares y al debilitamiento de la inversión por parte de las empresas.

Lo más