Medio Ambiente

El río Mijares pierde el caudal ecológico después de 4 meses

Decenas de peces quedan atrapados en las balsas, lo que han aprovechado decenas de aves

Cope.esCastellón

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 11 oct 2019

El Paisaje Protegido de la Desembocadura del río Mijares formado por los Ayuntamientos de Burriana, Almassora, Vila-real, la Diputación de Castellón y la Generalitat Valenciana se ha quedado sin un caudal de agua permanente desde el azud comunitario o de Almassora hasta la desembocadura con el Mediterráneo.

Este hecho ha provocado que centenares de peces hayan quedado atrapados en las numerosas balsas que se han formado en el tramo final de la desembocadura, específicamente desde el azud comunitario hasta les goles del Mijares.

Durante estos días ha sido habitual observar a cientos de aves acuáticas como las garzas reales (Arde cinera), las garcetas comunes (Egretta garzetta), las garcillas bueyeras (Bubulcus ibis), las garzas blancas (Egretta alba) y varias especies de gaviotas dandose un gran festín con los peces que han ido quedando atrapados en las balsas de agua.

Los 14 kilómetros que forman el Paisaje Protegido de la Desembocadura del río Mijares habían llevado un flujo constante de agua durante los últimos 4 meses, una situación extraordinaria que no se producía desde hacía más de 1 año.

Esta circunstancia se había convertido en un hecho excepcional desde el azud Comunitario, ubicado en el paraje de Santa Quiteria, hasta el límite con la Estación Depuradora de Aguas Residuales de Almassora (EDAR-Almassora), ya que normalmente el Mijares transcurre seco por este tramo en concreto.

La fauna piscícola había sido una de las grandes beneficiadas de que el río Mijares llevara agua de manera ininterrumpida durante todo el verano desde el embalse de Sitjar en Onda hasta el mismo Mediterráneo.

Durante este período diferentes especies de peces han podido moverse libremente por los últimos 14 kilómetros de río, asentándose en nuevos tramos fluviales. Algunos peces migradores habían sido otros de los grandes beneficiados por el hecho de que el Mijares llegara con agua hasta el mar. Por ejemplo especies como las lisas o las lubinas habían conseguido penetrar poco más de 1 kilómetro río arriba de la desembocadura.

Otra circunstancia extraordinaria había sido la probable salida natural al mar de las anguilas europeas (Anguilla anguilla), una especie antes común en todos los ríos mediterráneos pero que ahora se ha convertido en un pez tan raro y escaso en los ríos europeos que la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) la ha catalogado como en peligro crítico de extinción.

Pero el hecho de dejar a la desembocadura del río Mijares sin un mínimo caudal ecológico ha provocado nuevamente la muerte de muchos peces. La Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) decidió realizar el mes de junio pasado varios desembalses técnicos de hasta 44 hectómetros cúbicos desde los pantanos de cabecera del Mijares como son Arenoso, en la Puebla de Arenoso, y Sitjar en Onda, para evitar que llegaran al límite de su capacidad de almacenamiento y como medida de prevención para hacer frente a las gotas frías de finales de verano y otoño.

Ahora el caudal constante en el tramo bajo del Mijares se ha acabado y las grandes beneficiadas de esta circunstancia sobrevenida han sido las aves acuáticas que han encontrado una grandísima cantidad de alimento fácil y rápido de conseguir.

Lo más