OPINIÓN: 'Vosotros sí que sois los auténticos “fachas” encubiertos del siglo XXI'

"En esta España de acomplejados, reaccionarios de medio pelo, progresistas de parvulario y comunistas de salón, así nos luce el pelo"

Luceros (Alicante)

Juan Carlos Gumiel

Tiempo de lectura: 4'Actualizado 11:22

Seguimos regidos por la Constitución de 1978 ¿Verdad? Pues eso, que mientras no se diga lo contrario, éste es el marco democrático que todos hemos votado y que todos debemos acatar dentro del proceso de la ley y del derecho. Vivimos en un país que se llama España y mientras esto sea así, ¿Qué tiene de malo mostrar con orgullo nuestra bandera, como se hace en innumerables países con las suyas respectivas? Mostramos respeto, alegría, cuidado y satisfacción de pertenencia a su tierra concreta. En esta España de acomplejados, reaccionarios de medio pelo, progresistas de parvulario y comunistas de salón, así nos luce el pelo… Donde unos cuantos se creen en posesión de la verdad absoluta y la libertad, imponiendo por cojones u ovarios la simbología y acciones que les viene en gana y que nada tiene que ver con las verdaderas señas de identidad vigentes que tenemos todos los españoles dentro de esta convivencia democrática, plural y constitucional. ¿Cómo van a pelear y a luchar en esta macrocrisis nacional que tenemos en todo lo alto, si son ellos mismos los que no creen en los propios colores de su equipo? Si no son capaces de tolerar y consentir este proceso de libertad, apártense y no molesten, no malmetan, no demonicen, no señalen, no devalúen los símbolos vigentes de identidad de nuestro pueblo. Tengan respeto. Déjennos de una puñetera vez, sentir, defender y honrar los colores de nuestra nación como nos venga en gana.

Y si tanto les molesta y hasta parece que les da vergüenza ajena ver nuestros balcones con la bandera de nuestro país, pues ya saben los caminos a seguir. Las propuestas legales de cambio de régimen en un nuevo proceso constituyente que tendríamos que votar todos de nuevo o si ven que repudian mucho este país de bandera roja y gualda, también pueden coger “las de villadiego” y hacerse bolivariano, venezolano, cubano o esquimal, si así van a vivir más cómodos y en su salsa, si es eso, lo que realmente les pone.

Me resulta paradójico ver a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado bajo las órdenes de sus superiores, mostrando la bandera en sus coches y uniformes, controlar a ciudadanos y llamar la atención por portar o llevar esa misma bandera que ellos llevan y lucen con orgullo. Es como la cuadratura del círculo.

Que aquí cuando no pasa nada y todo es muy guay y aplaudido, es cuando se movilizan manifestaciones donde se peta de banderas republicanas, comunistas o del Che Guevara (manda cojones). Esas sí, esas sí que están bien, democráticas y constitucionales. Qué vergüenza de país y que imagen más lamentable para el mundo, hacer poco a poco que nuestras verdaderas y legales señas de identidad constitucionales se vean afeadas antes nuestros hijos, por estos cuatro mantas “culturetas” de medio pelo, progresistas, feminazis, comunistas y chulos de patio de colegio que nos gobiernan, ¡Ya clama al cielo! Que aquí parece que sólo valen sus protestas, sus consignas, sus colores, sus soflamas, sus acosos y sus piedras. Que feo está eso, cuando ellos han salido a la calle bajo la frase “la calle es nuestra”, campando a sus anchas, con sus alertas según ellos antifascistas (no saben otra) y sus peroratas progresistas a cucharadas gordas de eso que llaman “jarabe democrático”. Para luego inmediatamente salir en los medios a decir: “Papá papá, que la poli es muy mala y nos da pan-pan en el culo”.

Pues parece que ahora que está pasando a la inversa, este “jarabe democrático” ya no gusta tanto, que curioso ahora se escucha: “venid, venid señores policías buenos que nos están acosando estos extremistas, ayúdennos, protéjannos...” Entonces, unos miles de ciudadanos, hasta los cojones de este Gobierno protestando con cuatro cacerolas, respetando la distancia de seguridad y portando la bandera constitucional de nuestro país, son los enemigos públicos del momento. Cuánta hipocresía se está viendo en tan poco tiempo, cuánto comunismo del más chungo está inmerso en nuestro Gobierno; autoritario, intolerante, acusador, haciendo lo que mejor y lo único que saben hacer, jugar a la división, a la confusión, a romper la baraja y a engañar a la pobreza. ¡Qué miserable! Un escudo social del que se vanaglorian que sólo traerá prohibiciones, control ciudadano y miseria. Ya lo dijo hasta su socio, el propio presidente del Gobierno, de gobernar con estos 'podemitas', “nada de nada, y se lo repito si quiere cinco veces más, NUNCA, con estos llegaríamos a las cartillas de razonamiento”. Pues Sr. Pedro Sánchez en este caso, y sin que sirva de precedente, le tengo que dar la razón, no iba usted mal encaminado. Porque ahora mismo sus socios son un despilfarro económico de asesores y ministerios que lejos de resolver lo tremendos problemas que tenemos por delante, los agravan. Pregunten, salgan de sus chalets de lujo y pregunten a las familias, y a los desempleados y a los autónomos que ya están comiendo por miles, gracias a Cáritas, Cruz Roja y demás organizaciones voluntarias. Saquen a su caterva de asesores, que trabajen y que comprueben cuántos se están quedando atrás (Sin cobrar aún los ertes, sin empleo y sin apenas recursos para dar de comer a la familia) con sus pseudopolíticas sociales sectarias, caprichosas, improvisadas e irrealizables económicamente en el tiempo.

Vídeo

Y pretenden encima que estemos callados, que los culpables seamos los que vemos peligrar nuestro país, nuestros negocios, nuestras familias y nuestro sustento. Culpables por salir con cacerolas a protestarles su nefasta gestión, llamándonos fascistas, pijos o “cayetanos” mientras ustedes siguen dilapidando el dinero de todos los españoles como lo están haciendo, sin pagar lo que prometieron gritando a los cuatro vientos, habiendo dejado un reguero de muertos e infectados en esta crisis por incapacidad de previsión y por primar vuestras consignas ideológicas.

A mí no me da vergüenza la bandera de mi país, no, a mí lo que me da bochorno y miedo es veros y escucharos, Gobierno de España, como queréis acabar con ella.

Vosotros sí que sois los auténticos “fachas” encubiertos del siglo XXI.

Juan Carlos Gumiel

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

Lo más

En directo 2

Directo Herrera en COPE

Herrera en COPE

Con Carlos Herrera

Escuchar
Directo Sigue la Misa en Santa Marta en directo por TRECE

Sigue la Misa en Santa Marta en directo por TRECE

Ver TRECE