• DIRECTO

    La Tarde

    Con Pilar Cisneros y Fernando de Haro

Boletín

SANIDAD

Más de una veintena de pacientes del Hospital Guadarrama rehabilita sus brazos gracias a la realidad virtual

La Comunidad de Madrid ha incorporado un aparato de alta tecnología para terapia funcional con el que los pacientes pueden ir recuperando la movilidad

El consejero ha asistido a la sesión de rehabilitación de una paciente

El consejero ha asistido a la sesión de rehabilitación de una paciente

Redacción

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 14:04

Se llama 'Armeo Spring' y es un robot de última generación recientemente incorporado al Hospital de Guadarrama, un centro de media estancia que este martes ha visitado el consejero de Sanidad para comprobar in situ su funcionamiento.

Enrique Ruiz Escudero ha asistido a la sesión con Clemencia, de más de 80 años, que ya ha usado esta innovadora tecnología para reforzar la terapia funcional en la rehabilitación de los miembros superiores. Hace unos meses, tras una operación de corazón para colocarle una válvula, su brazo izquierdo quedó paralizado. "Es como un videojuego, yo había visto a mis sobrinos con la 'Play' pero nunca la había usado. Poquito a poquito vas moviendo el brazo", dice esta paciente.

El dispositivo, que desde su puesta en marcha el 9 de enero ya ha sido utilizado por 25 pacientes con un balance muy positivo, propone realizar ejercicios en un entorno de realidad virtual mediante juegos a personas que han perdido la movilidad de los miembros superiores por un ictus, una lesión medular, polineuropatía o una fractura de húmero, entre otras causas.

De momento solo está disponible en el Hospital de Guadarrama y en el Niño Jesús -así como en el Centro de Parapléjicos de Toledo- aunque "la Comunidad de Madrid trabajará por incrementar este número. Es un avance muy importante y viendo cómo funciona buscaremos trasladar esta tecnología a otros centros e intensificarla en este de Guadarrama", se ha comprometido el consejero.

DESAFÍO MOTIVADOR

Las intervenciones con esta órtesis robótica se basan en el principio de la neuro plasticidad, capacidad del cerebro para formar redes nuevas o modificar las existentes que se mantiene aun cuando se ha sufrido daño cerebral. Es la base de la memoria y el aprendizaje. 

Armeo Spring se apoya en las teorías internacionales más recientes de control y aprendizaje motor, mediante un brazo ajustable que ofrece ejercicios intensivos, repetitivos y orientados a tareas concretas. La estructura, a modo de esqueleto exterior, está conectada a un software que soporta el peso del brazo y contrarresta el efecto de la gravedad, permitiendo mejorar la movilidad incluso en los acientes más severamente afectados. Es un recurso que permite proporcionar un desafío entre paciente y robot que lo motive y lo vincule a un proceso neuro rehabilitador.

Este 'Armeo Spring', que tiene un coste de algo más de 50.000 euros, se une a otras iniciativas tecnológicas del Hospital de Guadarrama como las conexiones con Skype con familiares o las terapias con gafas de 3D para personas que han perdido algún tipo de movilidad.

Lo más