COMARCA-REGIÓN

Organizaciones ecologistas recurrirán el Plan Rector del Parque Nacional del Guadarrama

El documento, a su juicio, no pone coto a la masificación actual de la Sierra y regula sin garantías actividades como senderismo, ciclismo o esquí de fondo

El senderismo está regulado sin garantías en el PRUG, según Ecologistas

El senderismo está regulado sin garantías en el PRUG, según Ecologistas

Pilar Nuero

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 13:36

Ecologistas en Acción y GRAMA (Grupo de Acción para el Medio Ambiente) han anunciado su intención de recurrir ante los tribunales el Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG) del Parque Nacional del Guadarrama, aprobado esta semana en Consejo de Gobierno por la Comunidad de Madrid.

Consideran que el documento, lejos de contribuir a conservar el territorio, supone un retroceso en los niveles de protección de la Sierra.

"Existe un Plan Director de Parques Nacionales al que hay que ajustarse. Este es el único Parque de España en el que se permiten ciertas cosas, contrarias a la normativa existente. El PRUG es muy permisivo y genera un escenario de mayor desprotección que el que tenía la Sierra de Guadarrama antes de ser declarada Parque Nacional", asegura Belén García, portavoz de Ecologistas en Acción Sierras.

Según estos colectivos, esta regulación aprobada ahora no solo no pone freno a la masificación actual en el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama, sino que va a aumentar aún más el número de visitantes y las amenazas. 

"Entendemos que la figura de Parque Nacional, a solo 40 kilómetros de una capital, por sí misma, invita y crea un efecto llamada, y está muy bien que la gente venga a visitarlo, pero hay que poner mayor orden y control", añade García.

INCOMPATIBILIDAD CON LA CONSERVACIÓN

Este PRUG, denuncian Ecologistas en Acción y GRAMA, es contrario a los objetivos de conservación del Parque Nacional porque permite e incluso favorece actividades y usos incompatibles y de gran impacto sobre la flora, la fauna y el paisaje.

Es el caso de las maniobras militares, la micología en zonas de uso restringido, la pernocta al aire libre, los usos hosteleros, las nuevas edificaciones o infraestructuras no ligadas a la gestión y, en la que hacen especialmente hincapié los ecologistas, las competiciones deportivas. "Estas solo pueden ser autorizadas excepcionalmente y siempre atendiendo al impacto que puedan generar. A partir de ahora, decenas de pruebas son permitidas sin atender a su recorrido, número de participantes o época del año", apuntan en un comunicado.

Entre las actividades que, según estos colectivos, el PRUG regula sin garantías está el senderismo, "que realiza el 90% de los más de tres millones de visitantes anuales. Si el Plan no incorpora una cartografía de senderos autorizados para no molestar a la fauna, para no destruir la vegetación, la actividad es imposible de controlar. Mal empezamos", apunta García. Algo similar ocurre, dice Ecologistas, con el uso de bicicletas, una actividad "cada vez más masiva que está provocando conflictos entre visitantes y problemas de erosión graves".

También menciona en su comunicado el vuelo sin motor, el descenso libre en tabla o el esquí de fondo.

DE ESPALDAS A LA POBLACIÓN LOCAL

Las críticas al Plan Rector no se quedan ahí.

Según la portavoz de Ecologistas en Acción Sierras, "debería favorecer el desarrollo socioeconómico de las poblaciones del entornopero las actividades que promueve y las infraestructuras que permite las contempla dentro del espacio protegido, en las zonas más sensibles, sin tener en cuenta la puesta en valor de los cascos urbanos de los municipios. Los visitantes del Parque se marchan sin haber pisado las localidades", dice Belén García.

Además, estos colectivos califican de "pantomima" el proceso de participación social desarrollado por la Comunidad de Madrid en las fases previas a la aprobación del PRUG.

Lo más

En directo

Herrera en COPE

Con Carlos Herrera

Escuchar