Varapalo judicial a varias asociaciones independentistas por vincular a SCC con la extrema derecha

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 13:23

Un juez de Barcelona ha dado la razón a Sociedad Civil Catalana y a su expresidente, Josep Ramón Bosch que en 2015 presentaron una denuncia contra los firmantes de un manifiesto titulado: "La socidad civil de Cataluña por la dignidad". En el texto, que suscribían asociaciones como SOS Racismo, el Fons per a la defensa dels drets dels catalans, así como varios eurodiputados, como Ernest Maragall o Ramon Tremosa, se decía que había pruebas e investigaciones que vinculaban a la entidad con organizaciones de extrema derecha. Y en concreto, del expresidente de SCC se decía que era admirador de Blas Piñar, quien fue líder de Fuerza Nueva.

Ahora el juez condena a los acusados a indemnizar con 15 mil euros a la entidad y a publicar la sentencia en el diario La Vanguardia. Una sentencia, que es recurrible, y que concluye que no se aparecia que exista "ninguna prueba que permita afirmar que Sociedad Civil Catalana defiende los crímenes contra la humanidad del nazismo y el franquismo, ni que haga exaltación o apología".

El expresidente de SCC, Josep Ramon Bosch, ha explicado a COPE que la sentencia es como mínimo "un golpe moral" para los independentistas y puede "marcar un antes y un después" porque "se lo pensarán mucho más a la hora de descalificar a los que piensan simplemente diferente a ellos". Bosch lamenta que en Cataluña toda aquel que se atreve a salir de la órbita independentista está "condenado a la muerte civil". Y "esto es lo que hay -decía el expresidente de SCC-. En el País Vasco a los que se sentían vascos y españoles les metían un tiro en la cabeza. En Cataluña eso no lo hacen los nacionalistas. Pero hacen algo, no peor pero sí igual de malvado, que es la muerte civil, el señalamiento, el hostigamiento. Y esto es terrible".

En un comunicado la entidad se reafirma en el "respeto escrupuloso a los derechos fundamentales y a los principios democráticos" y también ha explicado que "la pretensión de evitar el debate con SCC mediante una estigmatización es absurda" y sólo se explica, dice, "por el intento nacionalisme de ubicar en la extrema derecha a quien cuestione sus planteamientos". 

Lo más