COPE

Todas las medidas sanitarias para iniciar la campaña de la fruta en Lérida

El cribaje inicial a los trabajadores y un mayor número de puntos de vacunación marcan el inicio de una temporada atípica

Audio

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 17:29

La campaña de la fruta en Lérida arranca este año con un primer cribaje de covid-19 a los trabajadores agrarios del Bajo Segre y con un mayor número de centros de vacunación, como el del pabellón Onze de Setembre en Lérida. En cualquier caso, según ha asegurado el delegado del Govern en Lérida, Ramon Farré, y la gerente de la región sanitaria de Lérida y el Alto Pirineo, Divina Farreny, los criterios de vacunación seguirán siendo sanitarios, descartando así un proceso de vacunación específico para los jornaleros.

En este sentido, Farré ha asegurado que la Generalitat destinará alrededor de 700.000 euros en este inicido de campaña agraria en las comarcas de Poniente, que servirán para atender a las personas sin hogar. Es más, en esta misma línea, destinará 4 millones de euros a la construcción del futuro alberge municipal de Pardinyes.

Farré ha reconocido abiertamente los desajustes de la anterior campaña. Es por eso que se quieren avanzar a la de este año, estableciendo toda una serie de protocolos que se puedan adaptar a la situación mediante un plan de trabajo que beneficie la gestión coordinada. Es así que administraciones, cooperativas y empresarios agrícolas trabajarán conjuntamente para que la campaña sea “segura”, con un plan que promulgará una perspectiva “preventiva, multisectorial, multidimensional y con la colaboración de todos los actores”.

Los primeros cribajes masivos se realizarán durante las dos primeras semanas de mayo. A partir de allí, se realizarán controles para mantener la tendencia y detectar posibles casos asintomáticos.

Respecto a la vacunación, se redactará un plan que se adaptarà al subministro y la llegada de vacunas. Aunque se seguirá una estrategia territorial, se respetarán los criterios sanitarios, por lo que “nadie pasará por delante de nadie”, ha asegurado Farreny, que ha recordado que el criterio básico y principal es el de la edad y la vulnerabilidad.

Con el objetivo de ser rápidos a la hora de detectar casos positivos y controlar las cadenas de transmisión, Farré ha explicado que se mantendrá un contacto constante con los ayuntamientos y las empresas. También destinará un centenar de personas para hacer el seguimiento de los brotes y contagios para que en cuestión de horas se puedan tener controlados los contactos estrechos y se pueda dar una respecta efectiva a los afectados. Del mismo modo que el año pasado, los ayuntamientos adaptarán espacios para aislar a personas contagiadas y a contactos directos de positivos, para evitar así la sobreocupación en las viviendas.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo