Un sindicato de Policía ve "inaceptable" la crítica del Síndic a su actuación ante los disturbios en Cataluña

El Síndic percibe "uso excesivo de la fuerza policial", mientras que la Polícia cree que la desproporcionalidad fue por parte de los independentistas

Audio

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 17:10

El sindicato Jupol de la Policía Nacional considera "inaceptable y sesgado" el informe hecho por el Sçindic de Greuges, en el que se hace referencia a la actuación policial ante los distubrios en Cataluña como "excesiva y desproporcionada".

En su informe, el Síndic Rafael Ribó ve  "evidente uso excesivo y desproporcionado de la fuerza" a la hora de "dispersar, contener y detener" los manifestantes. Ante esta situación, exigió que se inicie una investigación "rigurosa e imparcial".

Por su lado, el portavoz de Jupol, Pablo Pérez, considera que el informe del Síndic es "inaceptable y segado", ya que "no se corresponde con la realidad vivida durante los disturbios ocasionados por los independentistas más radicales tras la sentencia del procés". Añade que la única desproporcionalidad existente en los disturbios fue la "utilizada por los radicales" en contra de la Policía Nacional y los Mossos d'Esquadra.

A su forma de ver, Jupol cree que todas las acciones policiales en los disturbios en Cataluña siguieron de manera "total y absoluta" la legalidad y, en todo momento, se respetaron los derechos de todos los detenidos "durante las revueltas".

Así, Jupol no da ningún valor a dicho informe ya que considera que este "es un nuevo intento de ataque y de desacreditar la gran labor que realizan las fuerzas del Estado, tanto en Cataluña como en a nivel nacional". Además, incide en que la principal fuente de información del informe son entrevistas con los detenidos, los cuales podrían dar una versión "segada por su situación personal". Delante de esto, Jupol exige que se haga una investigación rigurosa e imparcial.

En su informe, el Síndic concluyó que la policía se excedió en sus actuaciones usando técnicas como la del carrusel (marcha de furgones a gran velocidad para dispersar a manifestantes) así como recurriendo a las pelotas de goma, los golpes de porra, pisoteos y a las agresiones verbales y vejaciones. Delante de esto, también culpa al departamento de Interior de la Generalitat, que debería haber exigido al Cuerpo Nacional de Policía el "no uso" de las pelotas de goma, prohibidas en Cataluña.

Por su parte, Jupol destaca que el informe no se corresponde con la realidad ya que los Policías Nacionales tan solo usaron "los medios permitidos por la ley" para intentar sofocar los graves disturbios, garantizar la seguridad ciudadana y defenderse de los ataques que recibían por parte de los independentistas catalanes.