Motoristas piden la retirada de carnet permanente para conductores ebrios o drogados.

Indignados por los accidentes de Girona y Sabadell quieren endurecer el Código Penal.

Tiempo de lectura: 1' Actualizado 17:10

El artículo 381 del Código Penal establece una penas máximas de 5 años de prisión y una retirada de carnet de 10 años como máximo. Penas, que las víctimas de accidentes provocadas por conductores que circulan bajo los efectos de alcohol o de las drogas consideran insuficientes. Así, la Agrupación Motera Catalana ha iniciado una campaña para reclamar que la retirada de carnet sea permanente para los causantes de un accidente,el presidente Pere Martinez señala" la retirada tiene que ser para toda la vida,no es justificable conducir bebido o drogado, son delincuentes, y trabajamos para la tasa 0,0 en la carretera".

Miembros de la Asociación se reuniran próximamente con representantes del Ayuntamiento de Barcelona, y pretenden mantener contactos con partidos políticos, la DGT y el Servei Catalá de Tránsit para plantear sus demandas de cambios en la ley, para endurecer las penas y reducir los accidentes por esta causa.Su objetivo es que nadie que haya consumido alcohol, aunque sean cantidades pequeñas pueda circular.

Motoristas consultados por Cope, como Josymar o Roger relatan que pasan miedo en la carretera" estoy a favor de endurecer las penas, a veces hay conductores borrachos que conducen con mucho peligo, estas Navidades un coche se saltó todas las linias de circulación y lo pasamos mal". Otras motoristas, como el Moto Club Constati', mantienen la misma postura de endurecer las penas 

En el año 2018, 39 motoristas perdieron la vida en Cataluña,pero las circunstancias de los últimos accidentes de Girona y Sabadell han soliviantado a los motoristas. En Girona, una conductora que dió positivo en el control de alcoholemia,arrolló a tres motoristas y dos de ellos han perdido la pierna. En sabadell, un joven motorista de 25 años falleció tras ser envestido por un coche,cuyo conductor iba drogado.

Lo más