COPE

Los paradistas de la Fira de Santa Llúcia viven con "incertidumbre" esta edición

El mercado navideño de Barcelona, que se alargará hasta el 23 de diciembre, cuenta este año con menos paradas y controles de aforo

Audio

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 27 nov 2020

La Fira de Santa Llúcia de Barcelona se ha estrenado este año con un formato diferente debido a la situación de pandemia y los paradistas viven con "incertidumbre" esta atípica edición. El mercado de Navidad más antiguo de la ciudad ha comenzado la actividad en su ubicación habitual con medidas de seguridad para los visitantes —como habilitación de accesos de entrada y salida únicos o limitaciones de aforo— y con la reducción del número de paradas —de 280 a 133—, por lo que muchos comerciantes han optado por digitalizar su negocio para vender a través de internet y las redes sociales, o por el contrario, están sobreviviendo a las circunstancias.

En la 233 edición de la feria, muchos de los comerciantes que participan en ella han cambiado su proceso de venta debido a la situación actual. Este es el caso de “caganer.com”, una empresa gerundense que tiene cinco paradas en la feria que vende figuras caracterizadas con personajes famosos “con mascarilla” y que, en esta edición, ha notado "un incremento" en las ventas a través de internet. El copropietario de esta empresa, Josep Maria Alós, ha explicado que este año han mantenido las cinco paradas habituales para "evitar aglomeraciones" y hacer que "la gente se pudiera diversificar un poco", pero que, sobretodo las ventas por la web han mejorado su situación.

Por el contrario, algunos comerciantes se han visto perjudicados por la crisis actual y aseguran están intentando adaptarse “dentro de unos mínimos". Así lo ha señalado, Norbert Selva, un propietario de una parada que vende muérdago y centros de mesa, que ha resaltado que las inversiones quedaron estancadas este año cuando en otros “hacían más”, por lo que no espera “conseguir gran cosa” pero que mantiene "la confianza de que irá bien".

Asimismo, en el caso de la “Pujadas 1956” —una parada que vende coronas y ramos de flores— las circunstancias han elevado costes y han perjudicado los visitantes tanto al recinto, como a la parada. El propietario de esta, Ricard Pujadas, ha asegurado que los visitantes son un factor primordial debido a los costes elevados que ha supuesto esta edición, desde los gastos de la parada hasta los gastos fijos “que este año se repartirán entre menos”. En este sentido, Pujadas ha asegurado que se han “lanzado a una aventura” ya que se encuentran en la "incertidumbre" de cómo irá esta edición.

Por lo tanto, la Fira de Santa Llúcia celebra este año una nueva edición con limitaciones que han provocado a que los paradistas se adapten a las circunstancias para sobrevivir, manteniendo la confianza de que "irá bien". En relación al mercado navideño, se alargará hasta el 23 de diciembre y seguirá los protocolos de seguridad, como controles de aforo y registros al entrar al recinto, de manera que los usuarios y el personal de las paradas estén en un entorno seguro.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

La Tarde

Pilar Cisneros y Fernando de Haro

Reproducir
Directo La Tarde

La Tarde

Pilar Cisneros y Fernando de Haro

Escuchar