COPE

Los enredos de los políticos independentistas que rompen su presumida ejemplaridad moral

La CUP no denuncia los casos de agresión sexual a la justicia y el alcalde de Manlleu (ERC) grabado ebrio se replantea su dimisión

Quim Arrufut niega las presuntas agresiones que la CUP confirma haber recibido

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 12:08

No es buena semana para la ejemplaridad moral que presume muchas veces el movimiento independentista. En sus mantras, los políticos independentistas se han arrogado una presunción de conductas morales para diferenciarse del resto; como si el hecho de ser independentista fuera una patente de corso de comportamientos idílicos y alejados de malas praxis de la sociedad. Pero la realidad va en una dirección muy diferente.

La CUP, que es una organización que habla siempre en femenino y se declara feminista, acumula 3 denuncias en año y medio en que un cargo público u orgánico vinculado al partido anticapitalista se ve involucrado en denuncias de violencia de género. En todos estos casos, la organización ha decidido no denunciar estos casos de violencia machista a la justicia con el argumento" de proteger a las víctimas", a pesar que muchos critican que a los que están protegiendo son a los presuntos agresores, porque se impide la investigación judicial y el esclarecimiento de la verdad.,

Mireia Boya exdiputada de la CUP en el Parlament denunció que sufrió acuso psíquico de un compañero de partido. Nunca ha trascendido su nombre, ni ha sido expulsado ni suspendido de militancia. Luego llego el caso del exalcalde de Argentona. Fue una denuncia anónima por las redes sociales de presuntas agresiones sexuales, la que provocó su dimisión en marzo. La CUP lo había expulsado en diciembre, pero se calló los motivos.

Y el domingo diario Ara desveló el caso Arrufat. El exportavoz de la CUP acumula denuncias de agresión sexual y otra de acoso, silenciadas por la organización, que tiene un protocolo que no utiliza. La primera denuncia interna contra Arrufat data de 2014, pero eso no impidió su ascenso en 2016 cuando fue nombrado portavoz del secretariado. Arrufat en un comunicado en redes sociales defiende su inocencia y atribuye la información" a rumores dirigidos a atacar a su persona"

Mientras ERC ha archivado el expediente contra el exconsejero Alfred Bosch y su exjefe de gabinete Carles Garcías por los presuntos casos de acoso que cometió éste en Exteriores. Bosch ha sido exonerado tras haber dimitido y Garcías porque ya no milita en el partido.

Y ahora en ERC, el caso Manlleu amenaza también su ejemplaridad. La difusión de un video del alcalde Álex Garrido en estado ebrio, sin mascarilla y con los guardias de seguridad sacándole del local, provocó una inicial dimisión, hoy ya replanteada. En una ciudad con una situación crítica por el coronavirus, con un riego de rebrote de 1.086 y con medidas restrictivas, un centenar de personas se concentraron en las puertas del Ayuntamiento para dar su apoyo a Álex Garrido. Con el lema No estás sol, y sin distancia de seguridad, estos vecinos piden al alcalde ERC su continuidad en el cargo, y este anuncia que se va de retiro a Montserrat a meditar" me voy de retiro a Montserrrat a reflexionar. Allí he escrito una parte de mis novelas; y ahora escribiré sobre lo que me ha pasado y del poder de las redes sociales" apunta Garrido que reconoce que en estos días en Montserrat hará otra cosa "reflexionaré y no sé si reconsideraré mi decisión, pero lo intentaré". Ante los vecinos concentrados el todavía alcalde prometió" el viernes volveré, espero, con muchas hojas escritas y una decisión tomada".

Desde que se hizo público el video de la ebriedad del alcalde, alcaldes independentistas, como Anna Erra de Vic, y significados opinadores independentistas han activado una campaña por redes sociales, pidiendo la continuidad de Álex Garrido por considerar que se trataba de una situación privada que no tenía relación con su actividad pública.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo